viernes, 25 de diciembre de 2015

Mensaje del Santo Padre sobre la Navidad


Queridos hermanos y hermanas, feliz Navidad.
Cristo nos ha nacido, exultemos en el día de nuestra salvación.
Abramos nuestros corazones para recibir la gracia de este día, que es Él mismo: Jesús es el «día» luminoso que surgió en el horizonte de la humanidad. El día de la misericordia, en el cual Dios Padre ha revelado a la humanidad su inmensa ternura. Día de luz que disipa las tinieblas del miedo y de la angustia. Día de paz, en el que es posible encontrarse, dialogar, sobre todo, reconciliarse. Día de alegría: una «gran alegría» para los pequeños y los humildes, para todo el pueblo (cf. Lc 2,10).
En este día, ha nacido de la Virgen María Jesús, el Salvador. El pesebre nos muestra la «señal» que Dios nos ha dado: «un niño recién nacido envuelto en pañales y acostado en un pesebre» (Lc 2,12). Como los pastores de Belén, también nosotros vamos a ver esta señal, este acontecimiento que cada año se renueva en la Iglesia. La Navidad es un acontecimiento que se renueva en cada familia, en cada parroquia, en cada comunidad que acoge el amor de Dios encarnado en Jesucristo. Como María, la Iglesia muestra a todos la «señal» de Dios: el niño que ella ha llevado en su seno y ha dado a luz, pero que es el Hijo del Altísimo, porque «proviene del Espíritu Santo» (Mt 1,20). Por eso es el Salvador, porque es el Cordero de Dios que toma sobre sí el pecado del mundo (cf. Jn 1,29). Junto a los pastores, postrémonos ante el Cordero, adoremos la Bondad de Dios hecha carne, y dejemos que las lágrimas del arrepentimiento llenen nuestros ojos y laven nuestro corazón.
Sólo Él, sólo Él nos puede salvar. Sólo la misericordia de Dios puede liberar a la humanidad de tantas formas de mal, a veces monstruosas, que el egoísmo genera en ella. La gracia de Dios puede convertir los corazones y abrir nuevas perspectivas para realidades humanamente insuperables.
Donde nace Dios, nace la esperanza. Donde nace Dios, nace la paz. Y donde nace la paz, no hay lugar para el odio ni para la guerra. Sin embargo, precisamente allí donde el Hijo de Dios vino al mundo, continúan las tensiones y las violencias y la paz queda como un don que se debe pedir y construir. Que los israelíes y palestinos puedan retomar el diálogo directo y alcanzar un entendimiento que permita a los dos pueblos convivir en armonía, superando un conflicto que les enfrenta desde hace tanto tiempo, con graves consecuencias para toda la región.
Pidamos al Señor que el acuerdo alcanzado en el seno de las Naciones Unidas logre cuanto antes acallar el fragor de las armas en Siria y remediar la gravísima situación humanitaria de la población extenuada. Es igualmente urgente que el acuerdo sobre Libia encuentre el apoyo de todos, para que se superen las graves divisiones y violencias que afligen el país. Que toda la Comunidad internacional ponga su atención de manera unánime en que cesen las atrocidades que, tanto en estos países como también en Irak, Yemen y en el África subsahariana, causan todavía numerosas víctimas, provocan enormes sufrimientos y no respetan ni siquiera el patrimonio histórico y cultural de pueblos enteros. Quiero recordar también a cuantos han sido golpeados por los atroces actos terroristas, particularmente en las recientes masacres sucedidas en los cielos de Egipto, en Beirut, París, Bamako y Túnez.
Que el Niño Jesús les dé consuelo y fuerza a nuestros hermanos, perseguidos por causa de su fe en distintas partes del mundo.
Pidamos Paz y concordia para las queridas poblaciones de la República Democrática del Congo, de Burundi y del Sudán del Sur para que, mediante el diálogo, se refuerce el compromiso común en vista de la edificación de sociedades civiles animadas por un sincero espíritu de reconciliación y de comprensión recíproca.
Que la Navidad lleve la verdadera paz también a Ucrania, ofrezca alivio a quienes padecen las consecuencias del conflicto e inspire la voluntad de llevar a término los acuerdos tomados, para restablecer la concordia en todo el país.
Que la alegría de este día ilumine los esfuerzos del pueblo colombiano para que, animado por la esperanza, continúe buscando con tesón la anhelada paz.
Donde nace Dios, nace la esperanza¸ y donde nace la esperanza, las personas encuentran la dignidad. Sin embargo, todavía hoy muchos hombres y mujeres son privados de su dignidad humana y, como el Niño Jesús, sufren el frío, la pobreza y el rechazo de los hombres. Que hoy llegue nuestra cercanía a los más indefensos, sobre todo a los niños soldado, a las mujeres que padecen violencia, a las víctimas de la trata de personas y del narcotráfico.
Que no falte nuestro consuelo a cuantos huyen de la miseria y de la guerra, viajando en condiciones muchas veces inhumanas y con serio peligro de su vida. Que sean recompensados con abundantes bendiciones todos aquellos, personas privadas o Estados, que trabajan con generosidad para socorrer y acoger a los numerosos emigrantes y refugiados, ayudándoles a construir un futuro digno para ellos y para sus seres queridos, y a integrarse dentro de las sociedades que los reciben.
Que en este día de fiesta, el Señor vuelva a dar esperanza a cuantos no tienen trabajo, que son muchos, y sostenga el compromiso de quienes tienen responsabilidades públicas en el campo político y económico para que se empeñen en buscar el bien común y tutelar la dignidad toda vida humana.
Donde nace Dios, florece la misericordia. Este es el don más precioso que Dios nos da, particularmente en este año jubilar, en el que estamos llamados a descubrir la ternura que nuestro Padre celestial tiene con cada uno de nosotros. Que el Señor conceda, especialmente a los presos, la experiencia de su amor misericordioso que sana las heridas y vence el mal.
Y de este modo, hoy todos juntos exultemos en el día de nuestra salvación. Contemplando el portal de Belén, fijemos la mirada en los brazos de Jesús que nos muestran el abrazo misericordioso de Dios, mientras escuchamos el gemido del Niño que nos susurra: «Por mis hermanos y compañeros voy a decir: “La paz contigo”» (Sal 121 [122], 8).

martes, 22 de diciembre de 2015

NAVIDAD

                         Noche de Paz

                   . Noche de paz, noche de amor:
                     llena el cielo un resplandor;
                     en la altura resuena un cantar:
                    "os anuncio una dicha sin par,
                     en la tierra ha nacido Dios,
                     hay en Belén de Judá".

                     Noche de paz, noche de amor:
                     todo duerme en derredor;
                     sólo velan mirando la faz
                    de su niño en angélica paz,
                    José y María en Belén (2 veces)

.                   Noche de Dios, noche de paz:
                    esplendor inmortal,
                    luz eterna en la noche brilló:
                    es la gloria del Hijo de Dios.
                    Duerme el Niño Jesús. (2 veces)




ADVIENTO


La Iglesia, para comenzar el año litúrgico, celebra la llegada de Cristo con una gran fiesta a la cual llamamos Navidad. Esta fiesta es tan importante para los cristianos que la Iglesia, antes de celebrarla, prepara a sus hijos durante el período conocido como Adviento. Ya desde tiempos remotos la Iglesia acostumbra tener esta preparación.
La palabra Adviento, como se conoce este temporada, significa "llegada" y claramente indica el espíritu de vigilia y preparación que los cristianos deben vivir. Al igual que se prepara la casa para recibir a un invitado muy especial y celebrar su estancia con nosotros, durante los cuatro domingos que anteceden a la fiesta de Navidad, los cristianos preparan su alma para recibir a Cristo y celebrar con Él su presencia entre nosotros.
 Cristo es el festejado a quien tenemos que acompañar y agasajar en este día. Cristo quiere que le demos lo más preciado que tenemos: nuestra propia vida; por lo que el período de Adviento nos sirve para preparar ese regalo que Jesús quiere, es decir, el adviento es un tiempo para tomar conciencia de lo que vamos a celebrar y de preparación espiritual.
Durante el Adviento los cristianos renuevan el deseo de recibir a Cristo por medio de la oración, el sacrificio, la generosidad y la caridad con los que nos rodean, es decir, renovarnos procurando ser mejores para recibir a Jesús.
La Iglesia durante las cuatro semanas anteriores a la Navidad y especialmente los domingos dedica la liturgia de la misa a la contemplación de la primera "llegada" de Cristo a la tierra, de su próxima "llegada" triunfal y la disposición que debemos tener para recibirlo. El color morado de los ornamentos usados en sus celebraciones nos recuerda la actitud de penitencia y sacrificio que todos los cristianos debemos tener para prepararnos a tan importante evento.
La familia como Iglesia doméstica procura reunirse para hacer más profunda esta preparación. Algunas familias se unen para orar en torno a una corona de Adviento, en la que se enciende una vela en los cuatro  domingos previos a la Navidad, para guiar este camino de recogimiento, conversión, alegría y esperanza.








viernes, 27 de noviembre de 2015

Dia de la Virgen de la Medalla Milagrosa

Velas
27 de Noviembre
La Virgen de la Medalla Milagrosa
La Virgen de la Medalla MilagrosaEl 27 de noviembre de 1830 la Virgen Santísima se apareció a Santa Catalina Labouré, humilde religiosa vicentina, y se le apareció de esta manera: La Virgen venía vestida de blanco. Junto a Ella había un globo luciente sobre el cual estaba la cruz. Nuestra Señora abrió sus manos y de sus dedos fulgentes salieron rayos luminosos que descendieron hacia la tierra. María Santísima dijo entonces a Sor Catalina:
"Este globo que has visto es el mundo entero donde viven mis hijos. Estos rayos luminosos son las gracias y bendiciones que yo expando sobre todos aquellos que me invocan como Madre. Me siento tan contenta al poder ayudar a los hijos que me imploran protección. ¡Pero hay tantos que no me invocan jamás! Y muchos de estos rayos preciosos quedan perdidos, porque pocas veces me rezan".
Entonces alrededor de la cabeza de la Virgen se formó un círculo o una aureola con estas palabras: "Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a Ti". Y una voz dijo a Catalina: "Hay que hacer una medalla semejante a esto que estas viendo. Todas las personas que la lleven, sentirán la protección de la Virgen", y apareció una M, sobre la M una cruz, y debajo los corazones de Jesús y María. Es lo que hoy está en la Medalla Milagrosa.

El Arzobispo de París permitió fabricar la medalla tal cual había aparecido en la visión, y al poco tiempo empezaron los milagros. (lo que consigue favores de Dios no es la medalla, que es un metal muerto, sino nuestra fe y lademostración de cariño que le hacemos a la Virgen Santa, llevando su sagrada imagen).

martes, 24 de noviembre de 2015

De nuestra dirigente general.ARGENTINA

Queridas todas
                                       
                                                                                                                            


Llegando ya fin de año, siempre escuchamos" cómo se pasó el año" o " ya tenemos la Navidad encima"
Estas palabras este año me sorprendieron( y ojo que yo también las digo) pero tengo deseos esta vez que no sea una fecha de conclusión sino de algo que comienzo.
Es que...tengo una nueva misión, una nueva esperanza, renovada esperanza, nueva riqueza, nueva sorpresa( no, no vivo en otra dimensión, hasta tengo problemas como todas).
Me maravilla pensar que en esta Navidad quiera encarnar a Jesús en mi corazón de una manera nueva.
Ustedes me dirán: pero con todo lo que estamos viviendo en nuestras familias, en nuestro país, en el mundo,¿ Cómo haremos?
COMO MARÍA, CON CONFIANZA
Estoy segura que la Virgen tendría otros planes en mente cuando Dios irrumpió en su vida. Pero, a pesar de ello,sabiendo que no iba a ser fácil, de inmediato se abrió su Corazón.
Por eso quiero invitar, me quiero invitar, una vez más, a que entrelacemos nuestras manos, como siempre, y unidas recemos: 

"OH SEÑOR, VEN A MI ALMA!¡MI ALMA TE ESPERA, ENTRA EN MIS PLANES, EN MIS SUEÑOS¡ SEÑOR ENTRA EN MIS PROBLEMAS, EN MIS PENAS, EN MIS DOLORES, EN MI FAMILIA, EN ESTA ENFERMEDAD, EN LO MÁS OSCURO DE MI CORAZÓN, PERO SEÑOR HAZLO YA, AHORA QUE ESTOY ADORANDO, AHORA QUE ESTOY INCLINADA ANTE TU PEQUEÑA CUNITA. AHORA SEÑOR PORQUE ES AHORA QUE TE NECESITO".
"Y TU, MADRE DE MI SEÑOR, HAZ QUE ÉL APARTE  TODA ATADURA QUE ME IMPIDA SER SU TESTIMONIO. HAZLO AHORA MADRE PORQUE TAMBIÉN TE NECESITO AHORA."

Mis queridas chicas, por favor, no perdamos la esperanza y la confianza: Jesús todo lo puede, Él es nuestro sostén, nuestro Consejero Divino.
" Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado, la soberanía reposa sobre sus hombros, y su nombre será Consejero admirable( Is 9 1-5)



¡FELIZ Y SANTA NAVIDAD PARA TODAS NUESTRAS FAMILIAS. LAS AMO CON TODO MI CORAZÓN!

MABEL

jueves, 19 de noviembre de 2015

Adviento

 Empezamos el tiempo de Adviento:  Tiempo de espera, de acogida, de preparación para el pesebre. de mirarnos y discernir cómo está nuestra vida, nuestro corazón.
Cumplir la voluntad de Dios exige nuestro compromiso, es unir la fe con el accionar, saber que en la vida cristiana no hay una teorización sino mas bien un punto de acción desde nuestra convicción.

 Es por ello que en este adviento el Señor nos invita a visar en nuestra vida si hay un punto de encuentro entre lo que rezamos y lo que actuamos, sólo desde esa unión se fortalece y crece la Iglesia. Pues quien descubre a Dios no lo deja sino mas bien lo manifiesta y busca que otros lo conozcan. Quien teoriza a Dios, lo toma como una materia mas en donde se lo estudia por el momento, se conoce a Jesús para aprobar pero por pasos de la vida esa teoria se queda como formula y no como la luz viva que te mueve.

 Recorda que Dios vive y no es algo estatico, movete y buscalo, sino la vida te bochará y esa materia no te da muchas otras mesas para recuperar. APROBÁ!!!




www.meditaciondelosdomingos.blogspot.com-www.adoracioneucaristicalomas.blogspot.com-mujerescristianas@gmail.com

sábado, 15 de agosto de 2015

Asunción de la Virgen María



Cada 15 de agosto se celebra la solemnidad de la Asunción de la Virgen María. La Iglesia recuerda que la madre de Jesús subió en cuerpo y alma a los cielos después de su vida terrena.

El Papa Emérito Benedicto XVI explicaba que es una fiesta que habla del futuro e invita a los cristianos a creer en el poder de la Resurrección. 

BENEDICTO XVI 16 agosto 2011
"Es un misterio de esperanza de alegría para todos nosotros. En María se ve la meta hacia la que caminan todos aquellos que han unido su vida a la de Jesús”. 

Hace dos años, el Papa Francisco celebró este día en Castel Gandolfo. El año pasado, mientras se encontraba de viaje en Corea del Sur.

Se trata de un dogma proclamado por el Papa Pío XII en 1950. Un dogma de fe es una verdad de fe, revelada por Dios, en la Sagrada Escritura o contenida en la Tradición, y que además es propuesta por la Iglesia como realmente revelada por Dios.

Pero aunque el dogma sea reciente, desde hace siglos, en torno al día de la Asunción, se celebran en muchos lugares del mundo fiestas en honor de la Virgen bajo distintos títulos y advocaciones. 



www.meditaciondelosdomingosd.blogspot.com-adoracioneucaristicalomas.blogspot.com-mujerescristianas@gmail.com


jueves, 2 de julio de 2015

AMA Y HAZ LO QUE QUIERAS

San Agustín escribió: Ama y haz lo que quieras.Si callas, callarás con amor,si gritas, gritarás con amor,si corriges, corregirás con amor, si perdonas, perdonarás con amor. Si tienes el amor arraigado en ti ninguna otra cosa sino amor serán sus frutos".
Este extraordinario texto de San Agustín es un cántico maravilloso al amor. Si tienes amor , tu conducta será buena y noble. Si tienes amor, afrontarás la vida con sentido. Si tienes amor, no conocerás imposibles. Si tienes amor, tus frutos de buenas obras serán abundantes. Si tienes amor, experimentarás lo que es la auténtica alegría. El amor nos brinda la paz y la serenidad del espíritu, y nos introduce por un camino difícil, porque es muy exigente, pero gratificante, ya que nos conduce a la verdadera felicidad.





Mn. Joan Bestard Comas

jueves, 2 de abril de 2015

TREINTA Y UN AÑOS


Hoy, jueves Santo, día del Sacerdocio y de la Eucaristía, celebramos los 31 años de la presencia de la Agrupación en la Argentina. Todavía resuenan en nuestros corazones la alegría celebrada hace un año en el encuentro con nuestras hermanas venidas de México.Seguimos adelante, y en este día tan especial recibimos la invitación del Señor para reflexionar sobre la grandeza de sus bienes, que desea otorgarnos a través de la Agrupación.
Hoy es el día del sacerdocio , el día del mandamiento del amor, el día de la Eucaristía. Dones que solo en la eternidad podremos valorar debidamente, pero que con nuestro pobre entendimiento, queremos hoy agradecer de todo corazón.
El sacerdocio ministerial es el que nos permite vivir y  alimentarnos. Nada más. Nada menos. Gracias a esas manos consagradas, tenemos acceso a la santa Misa (donde se nos aplican a cada uno de nosotros los méritos de la pasión de Cristo, gracias a la cual CRISTO MUERE ACTUALMENTE POR CADA UNO DE NOSOTROS¡¡¡¡, en forma incruenta). No hay palabras para dimensionar este don¡¡¡¡. Gracias al sacerdocio tenemos acceso a los sacramentos, canales de gracia para nuestras vidas, gracias al sacerdocio se nos enseña a vivir el Evangelio, la Palabra de Dios que nos guía a la vida verdadera.
Son hijos elegidos, pero todos somos hijos amados por igual por nuestro Dios Uno y Trino, por lo tanto, gracias al bautismo, somos un pueblo sacerdotal.¿Que significa esto? Que todos tenemos la oportunidad y la obligación de ejercer el sacerdocio místico de los fieles, simplemente con nuestra vida de unión con el UNICO Y ETERNO SACERDOTE. CRISTO JESÚS. Hoy es un día para reflexionar muy seriamente como vivimos nuestro sacerdocio místico, como laicos, y prepararnos para la vigilia pascual para renovar no por rutina sino seria y comprometidamente, nuestras promesas bautismales.
Hoy es el día del mandamiento del Amor. Amor con mayúscula, Amor que solo Dios puede brindarnos porque es el Unico Santo. Con Su Amor podremos amar debidamente a los que se nos encomendaron en nuestras vidas. Nuestro amor humano está lleno de falencias. Solo unidos al verdadero Amor podremos dar y darnos en entrega fecunda y amorosa.
Hoy es el día de la Eucaristía. Alimento, vida nuestra. Ella es la Presencia real que nos mueve a amar con SU AMOR. Ella es la que renueva nuestras fuerzas, ilumina nuestras vidas, perdona nuestras faltas (junto al sacramento de la reconciliación), sintéticamente DA VIDA VERDADERA A NUESTRAS VIDAS
Todo esto nos lo enseña la Iglesia a través de la Agrupación. Instrumento elegido por el Señor Jesús para llegar a las mujeres, esposas, madres, amas de casa y apóstoles de las Iglesias domésticas. Todo esto nos lo ayuda a vivir la Agrupación. Riqueza pura que hoy se nos invita a revalorizar y agradecer. Se nos invita a cuidar, y proteger. Se nos invita a dar crecimiento con nuestro testimonio, con nuestro dolor aceptado y ofrecido, con nuestra oración, y con nuestro trabajo.
Feliz aniversario, entonces para todas. Y muy muy felices Pascuas¡¡¡¡¡

Las ama Cristina


jueves, 26 de febrero de 2015

ACTITUDES CUARESMALES




Vivir la Cuaresma como entrada en la Resurrección de Cristo, a través de la participación y asimilación de sus sufrimientos y su muerte, incluye una serie de actitudes de espíritu, entre las que cada comunidad y cada creyente debe discernir las que ha de encarnar sobre todo, según el estado de su fe. Citemos algunas:

1. Búsqueda sincera del verdadero Dios viviente; realista y profunda; superando ideas falsas y purificando la fe. Hasta aceptarle en su auténtico papel en la propia vida personal, familiar, social.

2. Descubrir a Jesucristo como “salvador” efectivo, como única solución definitiva de la propia existencia, de la existencia de todos y de toda la historia. Conocerle mejor y aceptarlo más vivamente.

3. Sincera conversión; con todas las consecuencias; cambio de mentalidad y de vida en lo que haga falta. Abrir el alma, la fe, la esperanza, el amor y la vida, al dinamismo de la muerte y resurrección de Cristo; y, a su luz y con su fuerza, purificar, quemar, arrancar lo que sea preciso arrancar en el propio vivir egoísta.

4. Sellar el encuentro con Dios en Cristo y con los hermanos, en los sacramentos de la pascua de Cristo: confesión hecha a fondo; redescubrimiento y renovación del propio bautismo; eucaristía viva y fraterna.

5. Vitalizar las “prácticas religiosas”, el culto: sinceridad y vida: encuentro siempre nuevo con Dios, con Cristo, con los hermanos.

6. Llevar a la vida diaria la fe y la vivencia de los sacramentos y del culto: amar de verdad, servir, ayudar, solidarizarse con los demás, especialmente con los que sufren y con los más necesitados; vivir al impulso del Espíritu de Cristo que es el amor sin límites, y comprometerse en la acción de promover a los hombres hacia la libertad, la justicia, la paz, la dicha y la verdadera existencia que corresponde a la dignidad humana; hacer que, a través de nosotros, actúe en el mundo la muerte y la resurrección de Cristo.

7. Vivir todo eso de forma que nuestra fe, nuestro amor y nuestra acción, nos sitúen responsablemente en la Iglesia responsable y servidora del mensaje y el amor de Cristo; procurar no agriar más las distancias y divisiones dentro de la Iglesia, no contribuyendo ni a la parálisis de la Iglesia cómodamente situada, ni a la disgregación de la Iglesia en grupos sectarios; siendo, más bien, fermento de unidad futura en la fraternidad de la Iglesia que vive pobre para los pobres en el incesante don de sí por el Espíritu del amor sin límites.


© Teófilo Cabestrero, cmf


martes, 24 de febrero de 2015

CUARESMA

 Ayuda de los Ángeles Custodios


San Mateo termina la narración de las tentaciones de nuestro Señor con este versículo: Entonces lo dejó el diablo, y los ángeles vinieron y le servían (Mateo 4, 11). Es doctrina común que todos los hombres, bautizados o no, tienen su Ángel Custodio. Su misión comienza en el momento de la concepción de cada hombre y se prolonga hasta el momento de su muerte. San Juan Crisóstomo afirma que todos los ángeles custodios concurrirán al juicio universal para “dar testimonio ellos mismos del ministerio que ejercieron por orden de Dios para la salvación de cada hombre” (Catena Aurea) En los Hechos de los Apóstoles encontramos numerosos pasajes en que se manifiesta la intervención de estos santos ángeles, y también la confianza con han sido tratados por los primeros cristianos (5, 19-20; 8, 26; 10, 3-6). Nosotros hemos de tratarles con la misma confianza, y nos asombraremos muchas veces del auxilio que nos prestan, para vencer en la lucha contra los enemigos.

Los Ángeles Custodios tienen la misión de ayudar a cada hombre a alcanzar su fin sobrenatural, por lo tanto, los auxilian contra todas las tentaciones y peligros, y traen a su corazón buenas inspiraciones. Son nuestros intercesores, nuestros custodios, y nos prestan su ayuda cuando los invocamos. Nuestro Ángel Custodio nos puede prestar también ayudas materiales, si son convenientes para nuestro fin sobrenatural o para el de los demás. No tengamos reparo en pedirle su favor en las pequeñas cosas materiales que necesitamos cada día, como por ejemplo, encontrar estacionamiento para el coche. Especialmente pueden colaborar con nosotros en el trato de las personas que nos rodean y en el apostolado. Hemos de tratarle como a un entrañable amigo; él siempre está en vela y dispuesto a prestarnos su concurso, si se lo pedimos. Y al final de la vida, nuestro Ángel nos acompañará ante el tribunal de Dios.

Para que nuestro Ángel nos preste su ayuda es necesario darle a conocer, de alguna manera, nuestras intenciones y deseos, puesto que no puede leer el interior de la conciencia como Dios. Basta con que le hablemos mentalmente para que nos entienda, o incluso para que llegue a deducir lo que no somos capaces de expresar. Por eso debemos tener un trato de amistad con él; y tenerle veneración, puesto que a la vez que está con nosotros, está siempre en la presencia de Dios. Hoy le pedimos a la Virgen, Regina Angelorum, que nos enseñe a tratar a nuestro Ángel, particularmente en esta Cuaresma.

P. Francisco Fernández Carvajal



jueves, 1 de enero de 2015

Te deseo un año feliz








Al comenzar un nuevo año te deseo doce meses de crecimiento. La superación personal comienza con el conocimiento de ti mismo: tus fortalezas y tus debilidades. Sé sincero contigo mismo, no confundas lo que te gustaría ser, con lo que realmente eres. Crecer supone repetición de actos en la dirección correcta. Colabora con tu voluntad y esfuerzo. Dios ayuda al valiente.

Te deseo que este año tengas suficiente felicidad para mantenerte dulce; suficientes problemas para mantenerte fuerte; suficientes penas para mantenerte humano; suficiente esperanza para mantenerte feliz; suficientes fracasos para mantenerte humilde; suficientes éxitos para mantenerte sereno; suficientes amigos para recibir consuelo; suficientes entradas para cubrir tus necesidades; suficiente entusiasmo para enfrentar las dificultades; suficiente confianza en ti mismo para no caer en depresiones; suficiente determinación y valor para hacer que este año sea el mejor de tu vida.

Tu crecimiento personal depende de los hábitos buenos que vas incorporando a tu vida. Uno de éstos es la actitud de formación permanente, superándote de día en día, porque “crecer es un aprendizaje constante y culmina cuando nos retiramos de esta fiesta que es la vida”. El Señor te acompañe con su bondadosa bendición.


Enviado por el P. Natalio 



www.meditaciondelosdomingos.blogspot.com-www.adoracioneucaristicalomas.blogspot.com-mujerescristianas@gmail.com