viernes, 16 de marzo de 2018

Dónde pongo a Dios en mi vida?



Estaba haciendo la lista del supermercado. También anoté el turno para el pediatra. El día está húmedo y la ropa no se seca. La comida, los informes del trabajo y el tren que no funciona, son mis problemas que siguen. ¡Y recién son las 9 de la mañana!
Por la tarde, revisar las tareas de los niños, los abuelos que quieren que los acompañe al banco, y este dolor de cabeza que no se me pasa! Todos los días lo mismo!
Y sin contar con mis íntimos problemas y preguntas que me hago cada tanto, por este cansancio de lo cotidiano.
La vida parece una sucesión de acontecimientos monótonos, que hacen que me pregunte: ¿ésto es todo? ¿así es la vida?
¿Cuántas veces te preguntaste ésto?
Encontrarle un sentido a mi vida y el por qué yo estoy aquí, son preguntas muy profundas para las cuales no siempre tengo respuestas.
Hablar de esto que nos pasa a las mujeres, desde una nueva óptica, la espiritual, es el objetivo de esta publicación.
Todo lo enunciado, nos marca un "afuera" y nosotras vamos a hablar del "adentro", del alma, del amor.
En el corazón, llevamos una profunda huella de Dios, nuestro Creador, y si no lo incluimos en nuestra vida siempre va a haber un vacío que nada, ni nadie, llenará.
¿Tiempo para Dios? ¿Cuándo? Hazle un lugar a Dios allí donde pasas la mayor parte del tiempo, en la cocina, en el trabajo, con la familia. Haz que entre en tus cansancios, en tus dificultades y alegrías. Sin Dios, lo cotidiano será el "terrible cotidiano".
¿Cómo cambian las cosas cuando las emprendemos con Dios, cuando miramos desde su óptica, cuando le ofrecemos nuestros esfuerzos, cuando lo invocamos cada día?
Estemos atentas y descubramos el amor de Dios en las pequeñas cosas, y veremos que esta ordinaria tarea de todos los días, se transforma en extraordinaria misión que tiene como meta, nuestra paz y la de nuestra familia.

mujerescristianas@gmail.com
adoracioneucaristicalomas.blogspot.com
Facebook:Agrupación de esposas cristianas Argentina




Cuaresma

  Empezamos la Cuaresma, tiempo de preparación propicio para renovar nuestro encuentro con 
Cristo, vivo en su Palabra, en los Sacramentos y en el prójimo. 
Jesús pasó 40 días en el desierto, en el silencio, venció los engaños de Satanás, padre de la mentira y nos mostró el sendero a seguir. Empezamos a recorrer con Jesús el camino que nos lleva a la Resurrección.
La Iglesia nos ofrece: la oración, la limosna y el ayuno, para estar unidas a Dios, para dar amor y fortalecer nuestra voluntad.

La Cuaresma, es tiempo para la conversión, es seguir a Jesús con un esfuerzo diario, cambiar la mente y el corazón. Convertirse es ablandar el corazón para que no esté frío, es dejar el rencor, la tristeza, el error, el aislamiento y la comodidad, para ver a cada uno como hermano, procurando la humildad, y tratando de ser cada día un poco más parecido a Jesús.
Ayudados por la Gracia de Dios; pedirla y vivirla.
Que en esta Cuaresma,Jesús haga brillar todo lo bueno que todos tenemos.
                                      Resultado de imagen para cuaresma

Un año nuevo

Empezamos con la gracia de Dios,un nuevo año, una nueva oportunidad para renovar nuestro deseo de permanecer muy unidas a Jesús. Iniciemos agradeciendo a Dios sus bendiciones:tener una familia que nos comunicó el don inmenso de la fe; tener una Madre, la Santísima Virgen, que junto con San José, nos acercan a Jesús; agradecer que , como en los Reyes magos,  Dios ha suscitado en nosotras el deseo de encontrar al Niño Dios hecho hombre, luz que alumbra y guía a todo hombre.
Alabemos y bendigamos a Dios Padre, porque el inefable don del Bautismo, que nos hace hijos de Dios, hermanos de Jesucristo y herederos del Reino; porque gracias a él somos miembros del Cuerpo Místico, la Iglesia, y participamos de la misma vida divina al ser templos vivos de la Santísima Trinidad.
Agradezcamos también a Dios el habernos llamado a la Agrupación, que nos guía para descubrir la grandeza de nuestra vocación y misión, para que muy unidas a Cristo,pues sin Él nada podemos hacer, logremos santificarnos, santificando a quienes nos han sido confiados.

Resultado de imagen para logo de agrupación de esposas cristianas
75 años en México, 34 años en Argentina