jueves, 23 de octubre de 2014

No a la guerra entre nosotros

Dentro del Pueblo de Dios y en las distintas comunidades¡Cuántas guerras! En el barrio, en el puesto de trabajo,¡cuántas guerras por envidias y celos, también entre cristianos.
La mundanidad espiritual lleva a algunos cristianos a estar en guerra con otros cristianos que se interponen en su búsqueda de poder, prestigio, placer o seguridad económica. Además, algunos dejan de vivir una pertenencia cordial a la Iglesia por alimentar un espíritu de "internas". Más que pertenecer a la Iglesia toda, con su rica diversidad, pertenecen a tal o cual grupo que se siente diferente o especial.
El mundo está lacerado por las guerras y la violencia, o herido por un difuso individualismo que divide a los seres humanos y los enfrenta unos contra otros en pos del propio bienestar. En diversos países resurgen enfrentamientos y viejas divisiones que se creían en parte superadas. A los cristianos de todas las comunidades del mundo, quiero pediros especialmente un testimonio de comunión fraterna que se vuelva atractivo y resplandeciente. Que todos puedan admirar  como os cuidáis unos a otros, cómo os dais aliento mutuamente y cómo os acompañáis:" En e esto reconocerán que sois mis discípulos, en el amor que os tengáis unos a otros"(Jn 13, 35). Es lo que con tanto deseo pedía Jesús al Padre: " Que sean uno en nosotros..para que el mundo crea"Jn 17,21. ¡Atención a la tentación de la envidia!¡Estamos en la misma barca y vamos hacia el mismo puerto! Pidamos la Gracia de alegrarnos con los frutos ajeno, que son de todos.

Exhortación Apostólica EVANGELL GAUDIUM
  
del Santo Padre Francisco


www.meditaciondelosdomingos.blogspot.com-www.adoraciondelosdomingos.blogspot.com-mujerescristianas@gmail.com