sábado, 27 de diciembre de 2014

NAVIDAD

EL VERBO SE HIZO CARNE Y HABITÓ ENTRE NOSOTROS






Cristo, nuestro Dios, se abajó a nuestra condición de hombre para hacerse igual a nosotros en todo menos en el pecado; y así nos dio su divinidad.
Con Él empieza nuestra redención.
Vinieron los profetas y no los escucharon, mandó a su Hijo y lo mataron. El Espíritu Santo, ilumina a la Iglesia toda para que nuestro corazón sea dócil ante este Niño que nace.
Que seamos un pesebre, pobre y humilde, pero lleno de la luz del Señor!

¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

No hay comentarios: