domingo, 9 de marzo de 2014

cuaresma

Hemos empezado a transitar el tiempo fuerte de la Liturgia,  el tiempo de Pascua.
Y todas las lecturas de estas semanas, preparan el corazón para vivir, con dolor, la crucifición y muerte de Jesús, y con gozo, su Resurrección.
El ayuno y la abstinencia son dos prácticas que nos ayudan en este camino; y no siempre son bien conocidas o interpretadas.Son leyes de obediencia de la Iglesia.

Canon 1251: Todos los viernes, a no ser que coincidan con una solemnidad, debe guardarse la abstinencia de carne, o de otro alimento que haya determinado la Conferencia Episcopal; ayuno y abstinencia se guardarán el miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

Canon 1252: La ley de la abstinencia obliga a los que han cumplido catorce años; la del ayuno, a todos los mayores de edad, hasta que hayan cumplido cincuenta y nueve años. Cuiden sin embargo los pastores de almas y los padres de que también se formen en un auténtico espíritu de penitencia quienes, por no haber alcanzado la edad, no están obligados al ayuno o a la abstinencia.


El ayuno es recibir una sola comida sencilla al día, y no es solamente la carne, podés:

Ayunar de palabras hirientes... y transmitir palabras bondadosas.
Ayunar de descontento...y llenarte de gratitud.
Ayunar de enojos...y llenarte de mansedumbre.
Ayunar de pesimismo...y llenarte de esperanzas.
Ayunar de preocupaciones... y llenarte de confianza en Dios.
Ayunar de quejas...y llenarte de las cosas sencillas de la vida.
Ayunar de juicios a otros...y descubre a Jesús que vive en ellos.
Ayunar de egoísmos...y llenarte de compasión y generosidad.
Ayunar de palabras....y llenarte de silencios para poder escuchar.

                        

www.meditaciondelosdomingos.blogspot.com-www.adoracioneucaristicalomas.blogspot.com-mujerescristinas@gmail.com

No hay comentarios: