miércoles, 25 de diciembre de 2013

martes, 19 de noviembre de 2013

Jesús me dice hoy.....


 Queremos compartir este Evangelio tan hermoso, porque todos... somos Zaqueo.
                      Lucas 19 1-10







En aquel tiempo, habiendo entrado Jesús en Jericó, atravesaba la ciudad. Había un hombre llamado Zaqueo, que era jefe de publicanos, y rico. Trataba de ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la gente, porque era de pequeña estatura. Se adelantó corriendo y se subió a un sicómoro para verle, pues iba a pasar por allí. Y cuando Jesús llegó a aquel sitio, alzando la vista, le dijo: «Zaqueo, baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa». Se apresuró a bajar y le recibió con alegría. 

Al verlo, todos murmuraban diciendo: «Ha ido a hospedarse a casa de un hombre pecador». Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: «Daré, Señor, la mitad de mis bienes a los pobres; y si en algo defraudé a alguien, le devolveré el cuádruplo». Jesús le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque también éste es hijo de Abraham, pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido».

Comentario: Rev. D. Enric RIBAS i Baciana (Barcelona, España)

El Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido

Hoy, Zaqueo soy yo. Este personaje era rico y jefe de publicanos; yo tengo más de lo que necesito y quizás muchas veces actúo como un publicano y me olvido de Cristo. Jesús, entre la multitud, busca a Zaqueo; hoy, en medio de este mundo, me busca a mí precisamente: «Baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa» (Lc 19,5).

Zaqueo desea ver a Jesús; no lo conseguirá si no se esfuerza y sube al árbol. ¡Quisiera yo ver tantas veces la acción de Dios!, pero no sé si verdaderamente estoy dispuesto a hacer el ridículo obrando como Zaqueo. La disposición del jefe de publicanos de Jericó es necesaria para que Jesús pueda actuar; y, si no se apremia, quizás pierda la única oportunidad de ser tocado por Dios y, así, ser salvado. Quizás yo he tenido muchas ocasiones de encontrarme con Jesús y quizás ya va siendo hora de ser valiente, de salir de casa, de encontrarme con Él y de invitarle a entrar en mi interior, para que Él pueda decir también de mí: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque también éste es hijo de Abraham, pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido» (Lc 19,9-10).

Zaqueo deja entrar a Jesús en su casa y en su corazón, aunque no se sienta muy digno de tal visita. En él, la conversión es total: empieza con la renuncia a la ambición de riquezas, continúa con el propósito de compartir sus bienes y acaba con la resolución de hacer justicia, corrigieetido. Quizás Jesús me está pidiendo algo similar desde hace tiempo, pero yo no quiero escucharle y hago oídos sordos; necesito convertirme.

Decía san Máximo: «Nada hay más querido y agradable a Dios como que los hombres se conviertan a Él con un arrepentimiento sincero». Que Él me ayude hoy a hacerlo realidad.


viernes, 1 de noviembre de 2013

1º de Noviembre: Día de todos los santos


                                       Alegraos y regocijaos      





                                                  

Hoy celebramos la realidad de un misterio expresado en el "credo" y que resulta muy consolador:  "Creo en la comunión de los santos". Todos los Santos, desde la Virgen María, que han pasado ya a la vida eterna, forman una unidad: son la Iglesia de los bienaventurados, a quienes Jesús felicita: "Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios"(Mt5,8). Al mismo tiempo, también están en comunión con nosotros. La fe y la esperanza no pueden unirnos porque ellos ya gozan de la eterna visión de Dios; pero nos une, en cambio, el amor" que no pasa nunca"(1Cor13,13); ese amor que nos une con ellos al mismo Padre, al mismo Cristo Redentor y al mismo Espíritu Santo. El amor que les hace solidarios y solícitos para con nosotros. Por tanto, no veneramos a los Santos solamente por su ejemplaridad, sino sobretodo por la unidad en el Espíritu de toda la Iglesia, que se fortalece con la práctica del amor fraterno.
Por esta profunda unidad, hemos de sentirnos cerca de todos los santos que, anteriormente a nosotros, han creído y esperado lo mismo que nosotros creemos y esperamos y, sobre todo, han amado al Padre Dios y a sus hermanos los hombres, procurando imitar el amor de Cristo.
Los santos apóstoles, los santos mártires, los santos confesores que han existido a lo largo de la historia son, por tanto, nuestros hermanos e intercesores; en ellos se han cumplido estan palabras proféticas de Jesús:" Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa".
Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos"(Mt5,11-12). Los tesoros de su santidad son bienes de familia, con los que podemos contar. Éstos son los tesoros del cielo que Jesús invita a reunir(cf.Mt6,20). Como afirma el Concilio Vaticano II, " su fraterna solicitud ayuda, pues, mucho a nuestra debilidad". Esta solemnidad nos aporta una noticia reconfortante que nos invita a la alegría y a la fiesta.
                                                        
                                                         







                                                  


Gracias: Mons. F.Xavier Ciuranete-Obispo Emérito de Lleida-España
 

jueves, 5 de septiembre de 2013

7 de septiembre-Ayuno y oración

El Santo Padre ha pedido al mundo que se una en oración y ayuno, para pedir por el fin de la muerte en Siria.
Y tal vez, nos hemos quedado con la idea de nuestra catequesis de niños, que el ayuno consistía en no comer.  



 O comer solo pan y agua.
Ayunamos buscando conversión. Por lo tanto, ayunemos de todas esas actitudes contrarias a la virtud. Quizás tu ayuno va a consistir de ser mas servicial, (ayuna de tu pereza, comodidad), pues así como la Virgen nos pide que recemos con el corazón, debemos de ayunar con el corazón. Puede ser que tengamos que ayunar de nuestra ira, siendo los días de ayuno, mas amables, mas dulces, mas dóciles. Quizás tengo que ayunar de la soberbia, buscando activamente ser humillada, o hacer actos concretos de humildad, etc. A la vez, nuestro ayuno( no comprar cigarrillos, chocolates etc.) debe ser canalizado hacia el hermano necesitado.
La oración, no es solamente repetir automáticamente las oraciones que aprendimos, hermosas y necesarias, pero va más allá. Orar es dialogar con Dios. Es tener una comunicación constante con Él, alabando, agradeciendo y pidiendo, con la seguridad de que Él sacará cosas buenas de todo lo que pase, y leyendo La Palabra, que es SU Palabra.


Así como la lluvia y la nieve descienden del cielo y no vuelven a él sin haber empapado la tierra, sin haberla fecundado y hecho germinar, para que dé la semilla al sembrador y el pan al que come, así sucede con la palabra que sale de mi boca: ella no vuelve a mí estéril, sino que realiza todo lo que yo quiero y cumple la misión que yo le encomendé. Isaís 55 10.11

La Agrupación de esposas cristianas se une en ayuno y oración en todo nuestro país.
 Invitamos a todos los argentinos a rezar por la paz .


 

viernes, 26 de julio de 2013



                                         MARIA Y JOSÉ
                                      
                                         ANA Y JOAQUÍN




 Durante un retiro que tuvimos las señoras de la Agrupación, antes de la charla, participamos de la Santa Misa. La iglesia del Colegio Bolivar es hermosa, y en la parte superior, en uno de los costados, tiene una serie de ventanales entre columnas  donde se guardan distintos elementos del Colegio.



Durante la misa, estuve mucho tiempo mirando a una pareja que apenas se asomaba entre dos columnas del piso superior. No estaba distraída, sino pensando....

Mientras la  liturgia de la palabra y la liturgia de la Eucaristía transcurrían, yo no podia apartar mi mirada de esas imágenes.

Con qué prudencia se asomaban al Templo! sus miradas estaban atentas a lo que ocurría abajo.

Yo quise imaginar qué sentirían!

La misa, ofrecimiento no cruento de Jesús en el altar, su amor infinito por nuestra salvación, la fila de personas esperando el momento de recibir el cuerpo y la sangre del Señor, sería para ellos motivo de sentimientos encontrados.

Una gran emoción, por la música de alabanza y gloria; una gran alegría , al sentir el amor que todas compartíamos por El, gran desconcierto, por no entender muy bien que pasaba. En  fin. Casi, lo que sentimos muchas veces por nuestros hijos amados.

SI. Eran María y José.

Casi escondidos; en un segundo plano, como hicieron durante toda la vida de su Hijo, acompañándolo, participando con El de su tarea, en silencio, juntos.

Como en el día de la presentación del Niño, cuando llevaron dos tórtolas al Templo, Maria y José sabían que su Hijo estaba destinado a grandes cosas, y aunque no lo comprendían, aceptaron la voluntad del Padre y siempre estuvieron a su lado.

Están a su lado. Y también , a nuestro lado.

¿ No los vieron ?.
Hoy, en el día de  SANTA ANA Y SAN JOAQUÍN, los abuelos de Jesús, recordé este momento vivido, y quise compartir, esa familia humana que tuvo el Señor, que, no entendiendo nada, estuvo siempre con Él, con este Dios entre nosotros!

FELIZ DÍA A TODOS LOS ABUELOS!!!!

lunes, 3 de junio de 2013

LA SEÑAL DE LA CRUZ




Como este gesto vuelve con frecuencia en mi jornada, tengo el peligro de hacerlo sin prestarle la atención que se merece. Sin embargo es precioso por su historia, por su significado y por su poder.

Es la señal de mi fe; muestra quién soy y lo que creo. Es el resumen del Credo. Es la señal de mi agradecimiento. Tengo que hacer con amor y emoción este gesto que me recuerda que Jesús ha muerto por mí. Es la señal de mi intención de obrar, no para la tierra, sino para el Cielo. Al hacerla, y pronunciando estas misteriosas palabras

-"EN EL NOMBRE DEL PADRE Y DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO" me comprometo a obrar:

• en el nombre del Padre que me ha creado,

• en el nombre del Hijo que me ha redimido,

• en el nombre del Espíritu Santo que me santifica.

En una palabra: a actuar como hijo o hija de Dios.

Este signo es la señal de la consagración de toda mi persona.

Al tocar mi frente: «rezo a Dios todos mis pensamientos.

Al tocar mi pecho: consagro a Dios todos los sentimientos de mi corazón.

Al tocar mi hombro izquierdo: le ofrezco todas mis penas y preocupaciones.

Al tocar mi hombro derecho: le consagro mis acciones.

La señal de la Cruz es en sí misma fuente de grandes gracias. Debo considerarla como la mejor preparación a la oración, pero ya es en sí misma una oración, y de las más impresionantes. Es una bendición.

Si me emociona ser bendecido por el Papa, por un obispo, ¡ cuánto más ser bendecido por el mismo Dios !.

Señor, concédeme la gracia de hacer de mi señal de la cruz un "Heme aquí" motivador para la oración, para la acción, para mi día entero; así como una poderosa llamada de las bendiciones del cielo sobre mí.



















sábado, 1 de junio de 2013

                                 Celebración de Corpus Christi

Fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo, de la presencia de Jesucristo en la Eucaristía



Recordar en familia lo que es la Eucaristía


¿Qué es la Eucaristía?

La Eucaristía es uno de los siete Sacramentos. Nos recuerda el momento en el que el pan y el vino se convierten en el Cuerpo y en la Sangre de Cristo. Éste es el alimento del alma. Así como nuestro cuerpo necesita comer para vivir, nuestra alma necesita comulgar para estar sana. Cristo dijo: "El que come mi Carne y bebe mi Sangre, tiene vida eterna y yo lo resucitaré el último día."
¿En qué nos ayuda la Eucaristía?
Todos queremos ser buenos, ser santos y nos damos cuenta de que el camino de la santidad no es fácil, que no bastan nuestras fuerzas humanas para lograrlo. Necesitamos fuerza divina, de Jesús. Esto sólo será posible con la Eucaristía. Al comulgar, nos podemos sentir otros, ya que Cristo va a vivir en nosotros
Podremos decir, con San Pablo: "Vivo yo, pero ya no soy yo, sino Cristo quien vive en mí."
¿En qué parte de la Misa se realiza la Eucaristía?
Después de rezar el Credo, se llevan a cabo: el ofertorio, la consagración y la comunión.
Ofertorio: Es el momento en que el sacerdote ofrece a Dios el pan y el vino que serán convertidos en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Nosotros podemos ofrecer, con mucho amor, toda nuestra vida a Dios en esta parte de la Misa.
Consagración: Es el momento de la Misa en que Dios, a través del sacerdote, convierte el pan y el vino en el Cuerpo y en la Sangre de Cristo. En este momento nos arrodillamos como señal de amor y adoración a Jesús, Dios hecho hombre, que se hace presente en la Eucaristía.
Comunión: Es recibir a Cristo Eucaristía en nuestra alma, lo que produce ciertos efectos en nosotros:
nos une a Cristo y a su Iglesia,
une a los cristianos entre sí,
alimenta nuestra alma,
aumenta en nosotros la vida de gracia y la amistad con Dios,
perdona los pecados veniales,
nos fortalece para resistir la tentación y no cometer pecado mortal.

¿Qué condiciones pone la Iglesia para poder comulgar?
La Iglesia nos pide dos condiciones para recibir la comunión:
Estar en gracia, con nuestra alma limpia todo pecado mortal.
Cumplir el ayuno eucarístico: no comer nada una hora antes de comulgar.

¿Cada cuánto puedo recibir la Comunión Sacramental?
La Iglesia recomienda recibir la Comunión siempre que vayamos a Misa. Es obligación recibir la Comunión, al menos, una vez al año en el tiempo de Pascua, que son los 50 días comprendidos entre el Domingo de Resurrección y el Domingo de Pentecostés.

¿Qué hacer después de comulgar?

Se recomienda aprovechar la oportunidad para platicarle a Dios, nuestro Señor, todo lo que queramos: lo que nos alegra, lo que nos preocupa; darle gracias por todo lo bueno que nos ha dado; decirle lo mucho que lo amamos y que queremos cumplir con su voluntad; pedirle que nos ayude a nosotros y a todos los hombres; ofrecerle cada acto que hagamos en nuestra vida.

¿Qué hacer cuando no se puede ir a comulgar?
Se puede llevar a cabo una comunión espiritual. Esto es recibir a Jesús en tu alma, rezando la siguiente oración:

"Creo, Jesús mío, que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas y deseo ardientemente recibirte dentro de mi alma,
pero no pudiendo hacerlo sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Quédate conmigo y no permitas que me separe de ti.

Amén"


gracias a Catholic net.


sábado, 20 de abril de 2013

Señor, aumenta mi fe!

  


Señor, aunque a veces no vea claro, yo sé que siempre estás presente. Permites que tenga problemas, pero no para hacerme sufrir, sino para que pueda madurar y crecer, para que aprenda a superarme y para que pueda entrar en las profundidades del Espíritu. A veces no me concedes lo que te pido porque no es el momento, o porque no es lo mejor para mí. Pero tarde o temprano me darás lo que más necesita mi corazón. No me lo darás como yo lo imagino, pero me lo regalarás de la manera que sea más conveniente para mí. Creo que de todo lo que me está pasando sacarás algo bueno para mí, algo bello, algo que mi corazón necesita. A veces no te descubro a mi lado porque mi mente y mis sentimientos son muy pequeños y no te pueden abarcar. Pero nunca permitas que decaiga mi fe. Creo, Señor. Aumenta mi poca fe. Amén.


www.meditaciondelosdomingos.blogspot.com-www.adoracioneucaristicalomas.blogspot.com

lunes, 8 de abril de 2013

DÍA DE LA DIVINA MISERICORDIA




Evangelio Juan 20, 19.31



El hombre moderno ha aprendido a dudar. Es propio del espíritu de nuestros tiempos cuestionarlo todo para progresar en conocimiento científico. En este clima la fe queda con frecuencia desacreditada. El ser humano va caminando por la vida lleno de incertidumbres y dudas. Por eso, todos sintonizamos sin dificultad con la reacción de Tomás, cuando los otros discípulos le comunican que, estando él ausente, han tenido una experiencia sorprendente: "Hemos visto al Señor". Tomás podría ser un hombre de nuestros días. Su respuesta es clara: "Si no lo veo...no lo creo".

Su actitud es comprensible. Tomás no dice que sus compañeros están mintiendo o que están engañados. Solo afirma que su testimonio no le basta para adherirse a su fe. Él necesita vivir su propia experiencia. Y Jesús no se lo reprochará en ningún momento.

Las comunidades cristianas deberían ser en nuestros días un espacio de diálogo donde pudiéramos compartir honestamente las dudas, los interrogantes y búsquedas de los creyentes de hoy. No todos vivimos en nuestro interior la misma experiencia. Para crecer en la fe necesitamos el estímulo y el diálogo con otros que comparten nuestra misma inquietud.

Pero nada puede remplazar a la experiencia de un contacto personal con Cristo en lo hondo de la propia conciencia. Según el relato evangélico, a los ocho días se presenta de nuevo Jesús. No critica a Tomás sus dudas. Su resistencia a creer revela su honestidad. Jesús le muestra sus heridas.

No son "pruebas" de la resurrección, sino "signos" de su amor y entrega hasta la muerte. Por eso, le invita a profundizar en sus dudas con confianza: "No seas incrédulo, sino creyente". Tomas renuncia a verificar nada. Ya no siente necesidad de pruebas. Solo sabe que Jesús lo ama y le invita a confiar: "Señor mío y Dios mío".

La misericordia, que es ir al otro con el corazón, sin juzgar, tratando de comprender, de entender, de ayudar, no es fácil para el hombre, solo la fuerza que da la Gracia, le permite acercar el corazón, y ésto, solo se logra cuando Jesús respira en nuestras venas, camina en nuestros pasos, acaricia con nuestras manos; es la Gracia la que actúa en nosotros, no es nuestro mérito.

Un día los cristianos descubriremos que muchas de nuestras dudas, vividas de manera sana, sin perder el contacto con Jesús y la comunidad, nos pueden rescatar de una fe superficial que se contenta con repetir fórmulas, para estimularnos a crecer en amor y en confianza en Jesús, ese Misterio de Dios encarnado que constituye el núcleo de nuestra fe.



José Antonio Pagola

DOMINGO DE PASCUA

Alabado sea Jesucristo…


Domingo de Resurrección. En cuanto se hace de día, tres mujeres van al sepulcro donde Jesús estaba enterrado y ven que no está su Cuerpo. Un Ángel les dice que ha resucitado. Van corriendo donde está la Virgen con los Apóstoles y les dan la gran noticia: ¡Ha resucitado! Pedro y Juan corren al sepulcro y ven las vendas en el suelo. Ahora entienden que Jesús es Dios. El desconsuelo que tenían, ayer, se transforma en una inmensa alegría. Y rápidamente lo transmiten a los demás Apóstoles y discípulos. Y todos permanecen con la Virgen esperando el momento de volver a encontrarse con el Señor.

Desde entonces, todos los cristianos podemos tratar al Señor, que está Vivo. Hoy estamos muy contentos y es momento de darle constantemente gracias a Dios.

Como Pedro y Juan, tú también tienes que preocuparte de que tus amigos sepan que Jesús ha resucitado, dar la buena noticia de su Resurrección y tener la seguridad de que por sus llagas y su muerte de cruz, entraremos al cielo. Él ya nos salvó!!!! Apropiémonos de esa salvación, siendo mansos de corazón, siguiendo sus enseñanazas, no como simples voluntariastas, sino movidos por el amor, por el amor que el Señor nos tiene y el que nosotros le tenemos a Él.

FELICES PASCUAS!!!

jueves, 14 de marzo de 2013

FRANCISCO I

¡¡ALABADO SEA JESUCRISTO!!

  El Señor ha elegido a su Pastor.

Recemos para acompañar a Su Santidad FRANCISCO I!

Nuestros corazones laten unidos a los del mundo entero: Tenemos un Papa! Tenemos un Pastor!!!

Gracias Señor!!!




Agrupación de esposas cristianas, obra de Jesús

sábado, 23 de febrero de 2013

Oración por el nuevo Papa


Ante la renuncia del Papa Benedicto XVI, el obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones, pidió a la diócesis rezar la siguiente oración “por el futuro Vicario de Cristo”.




Señor Jesucristo,
Tú eres el Buen Pastor,
y nunca dejas de cuidar a tu rebaño,
te damos gracias por el don tan grande
del ministerio del Santo Padre Benedicto XVI,
y por su servicio a la Iglesia y al mundo.

Buen Pastor, que fundaste la Iglesia
en la roca de la fe de Pedro
y nunca has dejado tu rebaño desatendido,
sostén a tu Iglesia en la fe, la esperanza y la caridad.
A ti Jesús, junto con tu Padre misericordioso,
te pedimos que envíes el Espíritu Santo
que construye el Reino de Dios en la historia.

Buen Pastor, que gobiernas y proteges a tu Pueblo,
concédenos en tu infinita bondad,
un nuevo Papa que siga tus pasos,
que te agrade por su santidad y fortaleza,
que nos guíe y acompañe con paternal solicitud
para llevar a cabo la misión que le tienes encomendada.

A ti Señor Jesucristo, único Salvador del mundo,
que eres el mismo ayer, hoy y siempre.
Amén.

miércoles, 13 de febrero de 2013

Tiempo de Cuaresma














Padre mío, vengo a encontrarme en este momento contigo. Vengo como un niño a ponerse en los brazos de su padre. Vengo a dejar de lado las preocupaciones de la vida para entrar a lo oculto de mi corazón donde Tú has querido quedarte. Pongo toda mi confianza en tu amor y misericordia. Inicio esta Cuaresma con un deseo sincero de crecer en la fe y en el amor, preparándome con decisión y generosidad en celebrar los misterios de tu pasión, muerte y resurrección.
Petición
Concédeme la gracia de aprender a vivir sólo para ti, para que todos los momentos de mi día, el trabajo, el estudio, mi mis quehaceres del hogar las viva por amor a ti.
Meditación del Papa
Con una expresión que es típica en la liturgia, la Iglesia llama al período en el que hemos entrado hoy, “Cuaresma”, es decir, un tiempo de cuarenta días y, con una clara referencia a la sagrada escritura, nos introduce en un contexto espiritual específico. Cuarenta es, de hecho, el número simbólico con el que el Antiguo y el Nuevo Testamento representan los aspectos más destacados de la experiencia de fe del Pueblo de Dios. Es una cifra que expresa el tiempo de la espera, de la purificación, de la vuelta al Señor, de la conciencia de que Dios es fiel a sus promesas. Este número no es un tiempo cronológico exacto, dividido por la suma de los días. Más bien indica una perseverancia paciente, una larga prueba, un periodo suficiente para ver las obras de Dios, un tiempo en el que es necesario decidirse y asumir las propias responsabilidades, sin dilaciones adicionales. Es el tiempo de las decisiones maduras. (Benedicto XVI, 22 de febrero de 2012
Reflexión 
La base de toda vida espiritual sólida es la oración. Es en la oración donde gozamos de la presencia de Dios y descubrimos la grandeza de su amor. Es allí donde adquieren sentido nuestras alegrías y nuestras tristezas. Pero la oración nunca se queda en vernos a nosotros, sino que nos lleva a contemplar las necesidades de los demás como las necesidades de Dios mismo.
Propósito
Cumplir, por amor a Cristo, con el ayuno prescrito para el día de hoy.
Diálogo con Cristo
Señor, inicio esta Cuaresma con mucho entusiasmo y mucho amor, te agradezco el gran don de la oración. Gracias por que me quieres tanto que te has quedado en lo escondido, en el fondo de mi corazón, para hacerme compañía. Gracias por que me haces escuchar tu voz; porque me muestras tu amorosa voluntad, único camino en el que encuentro la verdadera felicidad.

Padres Pasionistas

lunes, 11 de febrero de 2013

El papa benedicto XVI





"Queridísimos hermanos,



Os he convocado a este Consistorio, no sólo para las tres causas de canonización, sino también para comunicaros una decisión de gran importancia para la vida de la Iglesia.



Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino.



Soy muy consciente de que este ministerio, por su naturaleza espiritual, debe ser llevado a cabo no únicamente con obras y palabras, sino también y en no menor grado sufriendo y rezando.



Sin embargo, en el mundo de hoy, sujeto a rápidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la fe, para gobernar la barca de San Pedro y anunciar el Evangelio, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado.



Por esto, siendo muy consciente de la seriedad de este acto, con plena libertad, declaro que renuncio al ministerio de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro, que me fue confiado por medio de los Cardenales el 19 de abril de 2005, de forma que, desde el 28 de febrero de 2013, a las 20.00 horas, la sede de Roma, la sede de San Pedro, quedará vacante y deberá ser convocado, por medio de quien tiene competencias, el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice.



Queridísimos hermanos, os doy las gracias de corazón por todo el amor y el trabajo con que habéis llevado junto a mí el peso de mi ministerio, y pido perdón por todos mis defectos. Ahora, confiamos la Iglesia al cuidado de su Sumo Pastor, Nuestro Señor Jesucristo, y suplicamos a María, su Santa Madre, que asista con su materna bondad a los Padres Cardenales al elegir el nuevo Sumo Pontífice.



Por lo que a mí respecta, también en el futuro, quisiera servir de todo corazón a la Santa Iglesia de Dios con una vida dedicada a la plegaria.



Vaticano, 10 de febrero 2013



BENEDICTUS PP. XVI".

ACI

domingo, 3 de febrero de 2013

¿Qué es la Agrupacion de esposas cristianas?

"Cristo nos diviniza humanizándonos y llevando a su plena realización las capacidades que ha puesto en nosotros" (P.Varillon)
Es una frase que puede servir como síntesis de lo que significa La Agrupación.Somos simples mujeres, esposas, madres, amas de casa. Venimos de realidades diferentes, de condiciones sociales distintas, tenemos familias pequeñas o numerosas, muchas con realidades complejas. Pero a todas nos une una sola motivación: buscar la felicidad de aquellos que se nos confiaron.
Jesús dijo: " He venido para que tengan vida en plenitud" (Jn 10.10) Por eso sabemos que la amplitud de nuestros deseos de amor, de belleza, de felicidad, se abre a Dios mismo. Porque el Evangelio es el mensaje más real y más humano que jamás existió, existe y existirá.


Dios mismo se encarnó y quiso vivir la vida humana. ¿Para qué? Para divinizarla,¿ Cómo? Donándola. La donó para que recuperemos nuestra condición humana desdibujada, maltratada, herida por el pecado.
La violencia, la marginación, la injusticia, el deterioro moral que vivimos son testigos de la enfermedad de nuestra condición humana.
Desde el humilde puesto del hogar, sin ruido, sin espectacularidad, las esposas cristianas no hacemos cosas extraordinarias. Pero intentamos cotidianamente hacer extraordinariamente bien lo ordinario. A través de la sonrisa, la escucha, la presencia, la caricia, la corrección sin ira, la firmeza de la fe, de la esperanza, sabiendo que el motor que mueve el universo es el Amor.
Apostando a la vida siempre.
Conscientes de nuestra pobreza, de nuestra impotencia, descubrimos que el simple amor humano carga siempre la herida del pecado.
Amamos, sí, pero a veces posesiva o egoistamente, o celosamente.
Es por eso que buscamos a diario beber de la fuente sana del Amor: Dios mismo.
Cuando El entra en nuestra vida, nos da la oportunidad de amar CON su Amor, allí radica la diferencia.
Profundamente agradecidas al Dios de la vida, al Dios del Amor, celebramos estos  años en los que bebimos nuestra agua viva que va saciando la sed de nuestras vidas, de nuestra familias.Alabado sea por siempre nuestro Dios Uno y Trino, nuestro Dios que tiene rostro de familia.
La tarea de nosotras, mujeres, esposas, madres bautizadas, es seguir enviando el mensaje salvador de Jesús a todas las mujeres que en su casa, su trabajo, sus familias, son fuente de unión y amor. Y la Agrupación de esposas cristianas, en distintos lugares de Argentina, invita a sus reuniones, para fortalecer el corazón, alimentar el alma y transmitir el amor de Dios .
Estamos en :
Lomas de Zamora, Temperley, Banfield, Remedios de Escalada, Capital Federal, Misiones, Pto. Madryn, Olavarría, Río Tercero, Llavallol, Adrogué.Las invitamos!!

nuestro mail:
mujerescristianas@gmail.com
gracielapazrojas@gmail.com
cristina_murcia@yahoo.com.ar

San Blas



Obispo y Mártir







"Blas, obispo de Sebaste de Armenia, es un personaje bastante incierto desde el punto de vista histórico, pero todavía goza de mucha popularidad por un milagro que se le atribuye y que ha perpetuado la conocida bendición contra el mal de la garganta. En efecto, se conoce en su Pasión que mientras llevaban al santo al martirio, una mujer se abrió paso entre la muchedumbre y colocó a los pies del santo obispo a su hijo que estaba muriendo sofocado por una espina de pescado que se le había atravesado en la garganta. San Blas puso sus manos sobre la cabeza del niño y permaneció en oración. Un instante después el niño estaba completamente sano. Este episodio lo hizo famoso como taumaturgo en el transcurso de los siglos, y sobre todo para la curación de las enfermedades de la garganta.



Gracias a esta tradición, el nuevo calendario litúrgico ha colocado en este día la memoria del santo, aunque se trata de un personaje históricamente incierto. San Blas fue obispo de Sebaste a comienzos del siglo IV, y sufrió la persecución de Licinio, el colega del emperador Constantino. Puede, pues, considerarse como uno de los últimos mártires cristianos de esa época. Era el año 316. Parece que San Blas, siguiendo la advertencia del Evangelio, huyó de la persecución y se refugió en una gruta.



La leyenda, como de costumbre, abunda en particulares amenos y nos presenta al anciano obispo rodeado de animales salvajes que lo visitan y le llevan alimento; pero como los cazadores van detrás de estos animales, el santo fue descubierto y llevado amarrado como un malhechor a la cárcel de la ciudad. A pesar de los prodigios que el santo hacía en la cárcel, lo llevaron a juicio y como no quiso renegar de Cristo y sacrificar a los ídolos, fue condenado al martirio: primero lo torturaron y después le cortaron la cabeza con una espada.



Fuente: Catholic.net


Los invitamos a visitar:

www.meditaciondelosdomingos.blogspot.com

www.adoracioneucaristicalomas.blogspot.com






martes, 29 de enero de 2013

La pobreza

En medio de la naturaleza…
En verano el calor de las ciudades nos proyecta hacia el campo, las sierras y el mar a buscar, en el contacto con la naturaleza, descanso y renovación física y espiritual. Ahí están los amplios espacios, el aire puro, la presencia de animales y aves en su propio ambiente. Todo en un clima de paz, silencio, serenidad… Una anécdota para que valores y aproveches tus vacaciones.
Una vez, el padre de una familia acaudalada llevó a su hijo a un paseo por el campo con la intención de que su hijo viera cuán pobres eran las gentes del campo. Estuvieron por espacio de un día y una noche completos en la casa de una familia campesina muy humilde. Al concluir el viaje y de regreso a casa el padre le preguntó a su hijo: —¿Qué te pareció el viaje? —Muy bonito, papá. —¿Viste qué pobre es la gente? —Sí. —Y ¿qué aprendiste? —Comprobé que nosotros tenemos un perro en casa, ellos tienen cuatro. Nosotros tenemos una pileta que llega de un tapial a la mitad del jardín, ellos tienen un arroyo que no tiene fin. Nosotros tenemos unas lámparas importadas en el patio, ellos tienen las estrellas. Nuestro patio llega hasta la tapia de la casa, ellos tienen todo un horizonte de patio. Al terminar el relato, el padre se quedó mudo....y su hijo agregó: —¡Gracias, papá, por enseñarme cuáles son nuestras pobrezas!
Entrar en contacto un poco más prolongado con la naturaleza nos acerca a una verdadera fuente de sabiduría. Allí surgen emociones y vivencias que nos hacen amar más la vida, para volver luego a nuestras ocupaciones habituales con nuevas energías y nuevas ideas. Que aproveches la fuerza renovadora de estos días de descanso. 
Padre Natalio 
gracias a pequeñas semillitas

miércoles, 23 de enero de 2013


Meditación breve
 
 
Un maestro oriental que vio cómo un alacrán se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo picó.
Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose. El maestro intentó sacarlo otra vez, y otra vez el alacrán lo picó.
Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo:
Perdone, ¡pero usted es terco! ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua lo picará?"
El maestro respondió:
"La naturaleza del alacrán es picar, y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar".
Y entonces, ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida.
No cambies tu naturaleza si alguien te hace daño; sólo toma precauciones.
Algunos persiguen la felicidad; otros la crean.