sábado, 3 de septiembre de 2011

La palabra de Dios


Cuando era chica intenté varias veces leer la Biblia. Algunos relatos eran apasionantes, otros me daban miedo y de la mayoría no entendía nada.
La catequesis recibida de joven era como una papilla de bebé, ya estaba preparada, pre-cocida y la entendía con facilidad.
Al crecer y de la mano de la Agrupación, debo confesar que ya era grande, entendí verdaderamente la forma de leer la Biblia y su Espíritu.
Cada día, El Señor nos habla con ternura entrañable, con parábolas, utilizando las cosas de todos los días para darnos su mensaje. Un mensaje siempre actual y siempre nuevo, que entenderemos disponiendo el corazón con humildad, para poder relacionar e iluminar nuestra vida.
Quien conoce la escritura , conoce a Dios, ora, para contemplar y discernir la obra del Espíritu Santo.



Oración para antes de leer la Sagrada Escritura

Señor Jesús, abre mis ojos y mis oídos a tu Palabra
Que lea y escuche yo tu voz y medite tus enseñanazas
Despierta mi alma y mi inteligencia,
para que tu Palabra penetre en mi corazón
y pueda yo saborearla y comprenderla.
Dame una gran fe en Tí, para que tus palabras sean para mí
otras tantas luces que me guíen hacia Tí
por los caminos de la justicia y de la verdad.
Habla Señor, que yo te escucho
y deseo poner en práctica tu doctrina,
porque tus palabras son para mí,
vida, gozo, paz y felicidad..
Habla Señor, Tú eres mi Señor y mi Maestro
y escucharé Tu Palabra con el corazón abierto.
Amén .