miércoles, 14 de abril de 2010

María, causa de nuestra alegría


La tristeza es cosa mala, para uno mismo y los demás. Es la escoria del egoísmo.

La persona siempre triste, corre el serio peligro de convertirse en una murmuradora para sus adentros: "porque es mucho el trabajo que tiene, grandes sus achaques, innumerables los problemas, nadie piensa en ella"..y va haciendonos la vida insoportable. Agobia a todo el mundo.

Además, la tristeza es padre y madre del mal humor, que es el que vemos llenando de bocinazos las calles, mientras conducen el auto, los que reparten iras, enojos, impaciencias y nos deprimen el corazón.

En cambio los de buen humor nos hacen más fácil el camino de la vida. Una sonrisa, nos alegrará la mañana.

Que en tu familia hay dificultades? Que las cosas no salen como te gustaría, que no se resuelven esos viejos problemas? Y a quién no le pasa todo eso?

Anímate y alegra tu corazón, y hecha de él la congoja, porque a muchos mató la tristeza, pero a nadie ha matado la alegría.

Cuando estés amargada, desganada,desconsolada, intenta levantar el felpudo que hay en la puerta de tu corazón , que está cargado de pesimismo y te encontrarás debajo, con un bicho feo que se llama "soberbia", písalo.

Santo Tomás lo decía más académicamente: "la tristeza es un vicio causado por el desordenado amor de sí mismo. Que no es un vicio especial, sino la raiz general de todos ellos".El remedio para escapar de esos malos humores es cortar de cuajo esas raíces.

Dios nos quiere alegres. El hombre ansía con todas sus fuerzas, esa felicidad que es congénita, porque la ha puesto Dios en el corazón. Todas nuestras facultades humanas la apetecen.El hombre va como loco abriendo cajas, destapando vasijas, buscando tapitas doradas, pensando que allí, afuera, puede encontar la paz, dicha y felicidad.

Un hijo de Dios, un cristiano que tiene Fe , puede sufrir y llorar, puede tener motivos para dolerse, pero no, para estar triste. Se sabe amado a pesar de todo lo que pase.

Has visto a algún niño triste cuando tiene la seguridad del amor de su mamá? Bueno, nosotros tenemos una mamá.Una mamá que conociendo la experiencia del dolor, el cansancio del trabajo, el claroscuro de la fe, se convirtió en vida, dulzura y esperanza nuestras. Es María.

Una mamá que vivió misterios gozosos, dolorosos y hasta gloriosos.Esta Mamá es garantía de Dios.

¿Que marchas con poca fé? La virgen te llenará de luces para iluminar tus noches.

¿Que en tu vida hay tristeza? Pídele alegría para tus fiestas de familia.

¿qué te sientes desganada?María te dará fuerzas para tus labores diarias.

Ante los problemas más difíciles, en las situaciones de mayor peligro, acude a la que puede interceder ante el Padre por nosotros.Ponte en sus manos.

En los días tristes, o alegres, cuando todo sale bien o todo se oscurece, cuando no puedes más, cuando marches optimista o cuando camines a la rastra. Invócala.

Todas las almas santas han acudido a su intercesión.¿ Cómo no lo vamos a hacer vos y yo, que tenemos tantas dificultades?

Es tu mamá y vos sos su hija, te quiere con especial ternura.

Tratala en consecuencia. Cuéntale todo lo que te pasa. Invócala, rézale.Nadie lo hará por vos, tan bien como vos, si vos, no lo hacés.

¿Sabes a dónde lleva ese amor? Al corazón de Jesús!

¡María, mediadora de todas las causas, ruega por nosotros!

No hay comentarios: