domingo, 12 de diciembre de 2010

El mundo lo espera?Nosotros lo esperamos?


En estos días previos a la Navidad, vemos un ritmo acelerado en el día de las personas. Y en nosotras también. Las compras, los regalos, la comida, los adornos.

Por qué?

Porque nos estamos preparando para una fiesta. Para un cumpleaños. Y deseamos que haya alegría y felicidad.

Pero el ritual, no debería opacar el verdadero sentido de esta fiesta.

Está muy bien organizar la mesa familiar, el arbolito y el pesebre, pero... nuestro corazón.. se está preparando también?

Dios va a entrar en la historia. Pocos renglones ocupan las palabras del evangelista para describir este hecho.

" Mientras estaban en Belén,llegó para María el momento del parto y dio a luz a su hijo primogénito.Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre".(Lucas 1, 6)

En estos días previos a la Navidad, al nacimiento del niño, tengamos presente en nuestro corazón que nace EL AMOR.

Que no perdamos el rumbo, que nuestros actos reflejen la alegría del cristiano, que, reunidas en familia te alabemos y demos gracias,que el ruido no tape los susurros de tu amor, que contagiemos a los que nos rodean con nuestra esperanza, y que esta NAVIDAD, nuestra casa sea un nuevo pesebre, en el que nazca el Niño, y nos colme de bendiciones!

¡VEN SEÑOR JESÚS!




viernes, 19 de noviembre de 2010

Adviento


Adviento quiere decir advenimiento, es decir venida. Los cristianos esperamos la llegada de Cristo.
Cómo podemos prepararnos?...
La mejor forma es leyendo el Evangelio de San Lucas 2 6-7, para aprender y seguir las enseñanzas de Jesús, del Maestro.
¿Qué es lo primero que aprendemos con esta lectura y meditación?
En primer lugar la sencillez. Porque en Lucas, en solo tres renglones narra el acontecimiento fundamental de la humanidad.
¿Cómo actuamos nosotros, somos simples o nos complicamos tratando de hacer grandes reuniones, comprar espléndidos regalos?...
¿Cómo vamos a ser en esta Navidad?...
¿Vamos a ser sencillos, simples,profundos?...
La segunda enseñanza de este Evangelio, es que debemos aprender a recogernos y a gozar del silencio.
Nosotros estamos habituados en la Navidad, al gran bullicio, a aturdirnos con música, gritos, descorche de botellas, cohetes y estruendos.Si no le damos sentido a esta euforia, es una fiesta vacía. ¿cómo hemos pasado nuestras Navidades anteriores?, cómo pasaremos esta Navidad?...
¿Tendremos un rato de silencio, celebrando el verdadero sentido de esta fiesta?
La tercera enseñanza, es que vamos a recibir al Señor en nuestra vida.
Pero al recibirlo auténticamente, sinceramente, vamos a darle un lugar en nuestra posada.
¿Y qué quiere decir ésto? Quiere decir que esta presencia de Jesús, no sea, inocua es decir que la presencia de Jesús debe cambiarnos, debe transformarnos.
Por qué?...
Porque Cristo viene a traenos la luz, pero no una luz infantil, no una luz de farolito de Navidad, sino una luz que nos enseña la verdad, que descubre nuestro egoísmo, nuestra miseria, una luz que nos compromete, que nos exige aceptaciones dolorosas, cambios sacrificados.
Porque Cristo viene a traernos la alegría (Lucas 2,10).
Viene a enseñarnos que hay un Dios que se hizo hizo hombre, para compartir nuestro camino, nuestras lágrimas, nuestras esperanzas.
Porque nos enseña que hay un Dios que es la misma misericordia, que nos ama como somos, que viene a traernos la salvación.
Porque Cristo viene a traernos sus regalos, más aún, viene a convertirse Él mismo en regalo por excelencia.
Reflexionemos:
¿Cómo hemos pasado las Navidades anteriores?...
¿Cómo estamos dispuestos a pasar esta Navidad?...
Debemos estar dispuestos a convertirnos en luz, debemos estar dispuestos a convertirnos en alegría, en testimonio de la alegría cristiana, para que los que nos rodean entiendan que el mensaje de Cristo, es un mensaje de amor, no de condenación, un mensaje de liberación, no de opresión, un mensaje de gozo, no de tristeza.
Estamos dispuestos a convertirnos en don, a convertirnos en regalos nosotros mismos, es decir, hacer de nuestra vida una entrega, por amor, para todos los que nos rodean?
Así preparado nuestro corazón, se convertirá en un nuevo pesebre donde daremos a luz al AMOR.

lunes, 15 de noviembre de 2010

la bendición familiar


La sencilla práctica de bendecirnos mutuamente puede transformar nuestras vidas.


Los cristianos somos un pueblo de " bendecidores" Lo sabía usted?

Sí, usted, por ser cristiano, fue llamado a bendecir.

La bendición es algo más que "un rito", es una oración muy poderosa. ¿Qué significa bendecir?

Significa colocar a esa persona bajo la protección de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.
¡Y ésto es grandioso!
Fíjese bien: si invocamos la protección de Dios, eso quiere decir que pedimos a Dios todas las gracias y dones, toda la seguridad y protección que Dios mismo puede dar....
¡Y Dios lo puede todo! ¿ Se dá cuenta de que la bendición es una oración poderosísima?
Por eso el apóstol Pedro nos dice:"No devuelvan mal por mal, ni injuria por injuria, al contrario bendigan siempre, porque para esto fueron llamados, para ser herederos de la bendición(1Pedro 3,9).
La palabra de Dios nos enseña que fuimos llamados a bendecir. Dios por nuestro medio, quiere derramar sobre el mundo, gracias, dones,consuelo, fortaleza, amor.

¿A quiénes tenemos que bendecir? A todo el mundo! Los esposos entre sí, los padres a los hijos, los hijos a los padres, a los que queremos, a los queremos menos y en especial a los que nos hacen daño.

Podemos comenzar ya mismo. Por que para bendecir a alguien no es necesario que esté presente.
Póngase en presencia del Señor .
"Yo te amo Señor, y te pido perdón por mis debilidades, confío en tu infinita misericordia, purifica mi corazón y hazme instrumento de tu bendición".
"Señor, derrama en mi corazón el Espíritu Santo y el don de bendecir, amén."
Así preparado,( si es necesario haga el propósito de confesarse cuando pueda) piense en la persona que quiere bendecir y diga con fé:" yo te bendigo( pronuncie su nombre) en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo"
Si lo prefiere, puede usar la hermosísima fórmula de San Francisco de Asís:

"El Señor te bendiga y te proteja,

te muestre su rostro y tenga piedad de tí.

te mire con amor y te conceda su paz".

Qué hermosa tarea nos dejó el Señor!
Seamos generosos y no "ahorremos bendiciones!!!


lunes, 1 de noviembre de 2010

Oración de una mamá a la Virgen


¡Oh Virgen Maria, y me arrodillo ante Tí porque aunque son muchas mis necesidades y miserias, imitándote a Tí, quiero olvidarme de mí, para hablar de mis hijos.

Son parte de mi corazón, son bendiciones de infinito valor que Dios me ha dado, pupila de mis ojos, y no quieron que se pierdan.

A tí vengo, poderosa Reina de los cielos y tierra. Socorre a mis hijos; es la súplica que quiero hacerte.

Los llevo en mi corazón, en ellos pienso al despertar por la mañana, los tengo presentes en mis trabajos, y ellos son mi último pensamiento al entregarme al sueño por la noche.

¡Mis hijos! Los quiero buenos,quiero que Tú los guíes, que Tú los bendigas!

Recíbelos bajo tu manto: que tu maternal bendición los acompañe y que tu perpetuo Socoro los guarde y conserve en el buen camino y los defienda contra los enemigos del alma y los sostenga en la práctica del bien.

Cuando se dirijan a su trabajo... socórrelos Madre mía

Cuando el mundo los confunda y tiente... socórrelos Madre mía.

Cuando el dolor o la enfermedad los acosen...socórrelos madre mía.

Que tu maternal bendición descienda sobre ellos en el día y en la noche; en sus alegrías y tristezas, en el trabajo y en el descanso, hoy y mañana, para que contigo y por Tí , ellos y yo podamos ver, alabar y amar a tu Hijo y a Tí eternamente.


así sea

domingo, 17 de octubre de 2010

una lección de fe


Quizá lo que ocurrió en el desierto chileno no fue un milagro, sino una parábola.Uno de esos deslumbrantes cuentos que usaba Jesús para enseñar algo a los discípulos.

Si, es muy probable que millones de personas hayamos asistido a una narración inolvidable sobre el valor de cada vida humana;que ante nuestros ojos perplejos se haya desplegado una clase magistral de solidaridad; que Dios haya querido sacudirnos y despertarnos. Quizás en un mundo en el que importa más el oro que quien desciende a buscarlo, con esta parábola el Creador quiso poner ante nuestras narices lo que valen para Él esas 33 personas que hasta hace poco no valían nada para nosotros.

Qué haríamos en una situación así? Es entonces cuando entra en escena la oración, esa actividad tan natural y tan antigua como la historia del ser humano. En la situación límite elevamos nuestro corazón a Dios y con las palabras que sean, como nos salga, empezamos a rezar.¿Una forma ilusoria de escapar de la realidad?¿Una reacción primitiva y de gente ignorante?¿No será acaso lo contrario?¿No será el momento en que se descubre lo que somos, seres frágiles a quienes solo la fe puede mantener en pie?

"Bienaventurados los pobres" dice Jesús.
El pobre es el que no tiene,el que solamente es.¿Cuándo somos así?
Las situaciones concretas son tan variadas como la vida misma; puede tratarse de alguien que no tiene nada para comer, o de un hombre rico a quien se le está muriendo un hijo; o puede ser un niño abandonado en la calle o una joven leyendo el resultado aterrador de una biopsia. En esos momentos solamente somos y solo podemos encontrar una respuesta en Aquel que quiso que existiéramos. Una cierta voz clama en nuestros corazones diciendo que si respiramos es porque somos valiosos a los ojos de quien nos da el aliento.

Por eso miramos hacia quien nos puso en la vida sin consultarnos y queremos que nos muestre el sentido de lo que hizo.

La Pascua es el paso de la muerte a la vida. Para los cristianos es la Resurrección de Jesús.; para los judíos la salida de Egipto.

Imprevistamente, mientras estábamos distraídos en otra cosa, la tecnología de las comunicaciones depositó en nuestras casas una Pascua:la pascua de los mineros.

El paso de la muerte a la vida de hombres con los que nadie contaba y que irrumpieron en nuestras ocupaciones cotidianas con su infortunio transformado en oración.

Esta vez, ellos fueron el elemento precioso que se extrajo de la mina, se convirtieron en aquello que bajaron a buscar. Y el desierto fue la tierra prometida.


Jorge Oesterheld
vocero de la Conferencia
Episcopal Argentina

jueves, 9 de septiembre de 2010

Los límites que educan


En lugar de hablar de sanciones, castigos y penitencias, podríamos hacerlo de límites, libertad y responsabilidad. La educación es un edificio que se sostiene sobre tres pilares: la transmisión de valores, la demostración de que hay un sentido en la vida de cada persona, y la guía hacia un modelo de vínculos en donde el otro es respetado y es considerado como un fin en sí mismo, jamás como un medio para un fin. Estas tres tareas corresponden pimorialmente a los padres, al hogar, a los adultos significativos en la vida de los chicos. Y no hay otra forma de cumplirlas que no sea vivir los valores que se desea transmitir, vivir una existencia con sentido( que no se agote en el tener, en el mostrar, en el hacer) y vivir vínculos significativos, que no sean meras transacciones utilitarias( con la pareja, con los hijos, con los socios, amigos, proveedores, clientes, familiares), es decir con el mundo.
Desde esta perspectiva, los chicos entran en la enseñanza formal ( a cargo de la Escuela), ya educados.
Sus pedagogos esenciales( padres, hogar, adultos), educan con su vida, no con palabras, regaños, declaraciones ni sermones.
Los padres son responsables ante las vidas que trajeron al mundo, o ante quienes adoptaron como hijos. La relación con los hijos es siempre asimétrica, debe serlo, es su naturaleza. No es de pares.
Unos ( los padres) guían a los otros, los educan, les responden. Y una de sus funciones esenciales
es poner límites. El límite enseña que no se puede todo, que no basta desear para tener o hacer, que hay prioridades inmodificables, que la vida se asienta sobre ciclos y que cada ciclo tiene sus leyes y del cumplimiento de las mismas depende, en buena medida, la armonía, el equilibrio y el sentido de una vida.
Cuando ponemos límites enseñamos a elegir. Si no puedo todo, debo elegir.Esto hará que me ponga en contacto con mis reales necesidades y que aprenda a valorar. Una sanción puesta porque sí , es un arbitrio, un capricho que acaso satisfaga al padre, pero nada enseñe al hijo. Pero una sanción anunciada y cumplida según se anunció, en caso de que un límite haya sido transgredido, enseña una ley fundamental en la vida: la de que cada acción tiene una consecuencia. Cuando nos hacemos cargo de las consecuencias de nuestras acciones nos hacemos también responsables. No es libre quien hace lo que quiere, quien ve su camino limpio de obstáculos. Es libre, quien habiendo aprendido que existen los condicionamientos, los límites, las imposibilidades, hace uso de su facultad de elegir. Y aún en los casos en que parece no haber opción, siempre queda una:nuestra actitud ante esa situación.
Los padres que no actúan como tales( poniendo los límites que como adultos les corresponden, fijando reglas de juego, haciéndolas cumplir, manteniendo con amor y respeto la asimetría del vínculo) por temor a que los hijos dejen de comunicarse, a que "busquen lo prohibido" o, en fin, a que dejen de quererlos, tambien educan a sus hijos, aunque no del modo deseable. Les enseñan que las relaciones son negociaciones, que se da cariño a cambio de lo que se recibe, que el amor es una transacción.
Cuando nuestros hijos, gracias al cumplimiento de nuestras funciones como padres, devengan adultos autónomos y responsables( para eso los educamos), estarán en condiciones seguramente de elegir su rumbo en una vida que, inevitablemente, ofrece peligros.
Antes de eso, poner límites y sostenerlos( tambien ir adecuándolos a las edades de los chicos) es ejercer nuestra misión.
Y eso sin duda, es bueno para padres e hijos.
Aunque para unos signifique tiempo y trabajo y para los otros frustraciones y protestas.
Al final, ambos celebrarán.

Sergio Sinay

sergiosinay@gmail.com

martes, 24 de agosto de 2010

La Virgen del Rosario de San Nicolás


Como todos los años, vamos a San Nicolás.

Vamos a ver a la Madre.

A nuestra Madre del cielo.

Esta visita es para agradecer su amor, su compañía y su consuelo, y también para pedirle por nosotras, nuestras familias, nuestra patria y el mundo entero.

Nos encontramos en la Plaza de Lomas el 15 de septiembre a las 6.30hs., el pasaje cuesta 65$ y es importante reservar el lugar antes del 3 de septiembre.

Los interesados pueden comunicarse con las señoras de la Agrupación o a nuestro mail:



jueves, 22 de julio de 2010

Jesús, ocúpate Tú!


Jesús al alma:


" Por qué os confundís agitandoos?

Dejadme a cargo de vuestras cosas y todo se calmará.Cada acto de verdadero y completo abandono en Mí, produce el efecto que deseáis y resuelve situaciones espinosas.

Abandonarse en Mí no significa atormentarse, confundirse y desesperarse, elevando luego hacia Mí una plegaria agitada para que Yo haga lo que vosotros queréis, sino que es cambiar esa agitación en oración.

Abandonarse significa cerrar plácidamente los ojos del alma, alejar el pensamiento de tribulación y descansar en Mí para que Yo solo obre, diciendo: ocúpate Tú.

Cerrad los ojos y dejaos llevar, por la corriente de mi Gracia, cerrad los ojos y dejadme trabajar, cerrad los ojos y pensad en el presente, alejando el pensamiento del futuro como si fuera una tentación, reposad en Mí creyendo en mi bondad y os juro por mi amor que, diciéndome con abandono, ocúpate Tú, yo me ocupo de lleno, os libero, os conduzco.


Y cuando os debo llevar por un camino distinto al que vos veis, yo os adiestro, os llevo en mis brazos. ¡Cuántas cosas obro Yo cuando el alma se vuelve hacia Mí en sus necesidades tanto espirituales como materiales y me dice ocúpate Tú!

Vosotros , en vuestro dolor, oráis para que Yo obre, pero para que obre según vosotros creéis. No os dirigís a Mí, sino que queréis que Yo me adapte a vuestras ideas, sois enfermos que le dicen al médico que medicina les debe recetar.

No obréis de este modo. Sed como niños que se entregan confiados en las manos de sus padres. Orad como en el Padrenuestro, "Hágase tu voluntad".

Si me lo pedís de verdad, Yo intervengo con toda mi Omnipotencia y resuelvo las situaciones usando la medicina más poderosa: el amor.

Yo me ocupo solamente, cuando cerráis los ojos.

Vosotros sois ansiosos, queréis evaluarlo todo y confiás en las fuerza humanas. Trabaja, estudia, lucha, vive, ocúpate, no te pre-ocupes, y deja en manos de Dios la agitación y el tormento.

Cuando ves que las cosas se complican, di con los ojos del alma cerrados:

JESÚS, OCÚPATE TÚ.

Obra divinamente aquel que se abandona en Dios.

Haced todo ésto y veréis grandes, continuos y silenciosos milagros.

Os lo juro por mi amor.


del siervo de Dios Padre Dolindo Ruotolo


viernes, 18 de junio de 2010

" No se preocupen..


...de cómo atraer a las multitudes. Estén seguros: si siguen a Jesús la gente los seguirá."

F.XN. Van Thuan


En tiempos tan duros en los que la Iglesia pasa por una purificación, en los que todo se cuestiona y ensucia, hay en mi corazón una gran esperanza.

Es innegable que hay crímenes aberrantes, que no pueden pasar inadvertidos o tapados.

Es innegable que que hubo quienes con la buena intención de guardar a la Iglesia del escándalo, la perjudicaron con su silencio.

Pero también es innegable que no puede cuestionarse la grandeza de la maternidad o la paternidad, porque haya padres y madres que no cuiden, abandonen y hasta atenten contra la vida de sus hijos. Tampoco puede cuestionarse el valor del matrimonio como vínculo sagrado entre hombre y mujer, para la formación de la familia, porque haya quienes pretendan desvalorizarlo o desnaturalizarlo. Y tampoco puede cuestionarse el valor del sacerdocio porque haya lobos que, disfrazados de ovejas, enfermos de la más grave enfermedad mental, hayan deshonrado su ministerio, sus vidas y otras vidas inocentes.

Finalmente es innegable que desde sus comienzos la Iglesia fue perseguida y hoy se agrega la monumental industria del juicio de sus enemigos, que pueden usar los medios, para volcar la opinión de las masas pretendidamente "informadas" a sus sucios intereses.

Pero estas verdades tan dolorosas, porque SOY, SOMOS Iglesia, vuelvo a repetir, siembran en mi corazón una gran esperanza.

Esperanza de qué?¿ Acaso éstos son buenos tiempos?

Mi única esperanza es saber que la ESPOSA de Cristo, su cuerpo místico, sigue los pasos de su Divina Cabeza. La Iglesia nació pobre, como Jesús.

Regada con la sangre de los mártires( como los santos inocentes en la época de su nacimiento). "Creció en sabiduría y gracia delante de Dios y de los hombres" como Jesús. Finalmente traicionada por los Judas de hoy, por los lobos disfrazados de ovejas, que manchan su nombre.

¡Dónde terminó el viernes Santo? En el Glorioso domingo.

¿Dónde terminará este viernes santo eclesial?En el glorioso día donde surja la luz de una Iglesia purificada, pobre y viva como su cabeza.

Hoy nos toca la fidelidad, el silencio, el dolor y la presencia al pie de la cruz.

Como María, Juan y algunas pocas mujeres.

Mañana será nuestra Pascua.



Cristina



lunes, 31 de mayo de 2010

S.O.S.¡PELIGRO!


Por no ser luz, no es amada, por no ser oscuridad no es temida, pasa desapercibida y se llama RUTINA.

No se la conoce, o al menos nadie se pre-ocupa de ella. Nadie la estudia. Pasa tan desapercibida, que nadie se asusta ni siquiera de su sombra.

Sin embargo es la fuerza más desestabilizadora de la vida misma del hombre. Es el roedor más temible del matrimonio, de la pareja y de la vida religiosa. Es decir de las vocaciones del ser humano. Ya desde el viaje de luna de miel o desde el noviciado, en la vida religiosa, es posible que la rutina empiece a socavar, las raíces de la ilusión y del amor.

Se hace presente también en todas las profesiones.

Uno de sus efectos es la apatía, la falta de ilusión y se hace presente la tibieza.

¿ Qué es la rutina? Si es difícil detectarla, más difícil es describirla y practicamente imposible definirla.

La rutina aparece cuando las cosas comienzan a perder entre sí sus diferencias, cuando las cosas pierden novedad, todo es igual.

Entonces entra en juego la monotonía, que es la madre e hija de la rutina. El elemento que diferencia un momento de otro, una cosa de la otra, pierde relieve, nos da la sensación de que murió el tiempo interior, que marca la transición entre una situación presente y la que le sigue.

Y desaparece la capacidad de asombro que es la facultad de percibir cada cosa como nueva e incluso de captar como nueva cada vez, una misma situación.

Es posible que la repetición genere la rutina y como consecuencia el aburrimiento.Pero no siempre es exactamente así. Cuando el interior está poblado, por el entusiasmo, ese Dios interior que es tambien un don de Dios, una misma frase "te quiero", repetida cinco mil veces, puede tener mayor novedad la última vez que la primera.

Cinco mil días vividos en compañía de una persona pueden resultar igualmente novedoso y aún despertar el último de ellos, mayor asombro que el primero. El misterio y la solución de la rutina residen en el interior del hombre, en su corazón. Tenemos entonces, la tentación de recurrir a la variedad para superar la rutina, recorrer nuevas tierras, descubrir otros pueblos o paisajes desconocidos, buscar nuevas amistades, modificar los hábitos cotidianos. Todo es bueno y pueden ser ayudas positivas. Pero no es ese el camino de la verdadera solución.

La novedad debe venir de adentro hacia afuera, no de afuera hacia a dentro. Un paisaje incomparable contemplado por un espectador triste, no es más que un triste paisaje. Lo que importa es conservar la lámpara encendida. Cuando el interior del hombre es luz, todo es luz.

Pensemos cuál es el orden de nuestras prioridades, miremos con alegría esta familia que Dios nos encomendó cuidar, agradezcamos cada día el sol y la lluvia, valoremos el cariño que nos une en la diversidad a pesar de nuestras diferencias, pequeñeces, debilidades. Confiemos en este Dios que se nos regaló en el corazón, y que sabemos nos ama profundamente.

Y sabernos amados nos pone en movimiento, y nos permite valorar el verdadero amor: darnos de corazón, limar asperezas, dialogar, comprender, recordar qué nos enamoró e iluminar nuestra mirada con la mirada de Dios.

lunes, 24 de mayo de 2010

María Auxiliadora


"Quiero llegar hasta tus pies benditos,
para implorar sobre mi vida entera, la
bendición que ampare mi alegría.
¡Auxiliadora, Madre mía!

Por Tí viví mis años de inocencia,
porque aprendí de labios de mi madre
a invocar, tu nombre cada día
¡Auxiliadora,Madre mía!

Tuya será mi juventud inquieta,
frágil barquilla en borrascosos mares,
porque serás su brújula y su guía.
¡Auxiliadora, Madre mía!

Y hasta el postrer momento de mi vida,
ruego que ayudes con materna mano,
al pecador, que solo en Tí confía.
¡Auxiliadora, Madre mía!"

sábado, 8 de mayo de 2010

8 de Mayo: Virgen de Luján


" Jesucristo, Señor de la historia,
te necesitamos.
Nos sentimos heridos y agobiados,
precisamos tu alivio y fortaleza.
Queremos ser Nación.
Una nación cuya identidad sea la pasión por la verdad
y el compromiso por el bien común.
Danos la valentía de la libertad de los hijos de Dios
para amar a todos, sin excluir a nadie,
privilegiando a los pobres y perdonando
a los que nos ofenden, aborreciendo
el odio y construyendo la paz.
Concédenos la sabiduría del diálogo
y la alegría de la esperanza que no defrauda.
Tú nos convocas. Aquí estamos Señor,
cercanos a María, que desde Luján nos dice:
¡Argentina!¡Canta y camina!
Jesucristo Señor de la historia
te necesitamos,
Amén!"
Conferencia Episcopal Argentina

lunes, 26 de abril de 2010

Enamorarse de Jesús


Sucedió con todos los Santos. Con todos sin excepción. Se enamoraron de Jesús. Por lo que dijo, por lo que hizo, por su modo de actuar y por lo que representa en la historia de la humanidad.

A primera vista suena poético, con el correr del tiempo, se comprende que ésto,significa más que besar crucifijos..inclinarse ante el Sagrario y ladear la cabeza rezando suavemente...

Enamorarse de Jesús, no es una aventura superficial.

ES LA ENTREGA DE SÍ MISMO, PARA LO QUE SEA Y LA ALEGRÍA SIEMPRE PLENA DEL QUE SABE EN QUIEN CREE, Y LO QUE ESPERA.

Nos referimos a un amor que devora y arde en nuestro corazón.Que nos dá coraje para dar a conocer a Jesús como lo conocemos y amamos.

Amar a Jesús es poder transparentarlo en el diario vivir. Cuando van de compras o hacen deportes, en la oficina o en la charla de café, los que aman a Jesús , revelan en sus actitudes ese amor, profundo y misterioso que han descubierto. Y en ese amor a Jesús, aman a los demás.

¿Cómo lo encontramos, cuando lo descubrimos?. Jesús siempre nos llama, cada mañana, en cada sonrisa, en ese saludo, en esa duda, en ese acontecimiento, que nos hace pensar:"qué suerte!" " qué casualidad!"

Él quiere que lo amemos como SOMOS Y CON VALENTÍA PARA CAMBIAR POR AMOR A ÉL.

Solo un gran amor justifica la vida, y cuando ese amor se llama Jesús, esa vida se eleva a cumbres de perfección.

Para ésto fuimos llamados. Para amarlo en el lugar en el que estamos, y si bien no es tarea fácil, tenemos la certeza de su compañía a nuestro lado. Cuando tenemos una experiencia de Dios, cuando dejamos que Él entre en el corazón y cada día somos un poco menos egoístas, sabiondos, soberbios; y crecemos en caridad, fe y esperanza, solo nos resta ser PERSEVERANTES.

Cuando descubras a Jesús, no podrás guardarlo solo para tí, lo tendrás que compartir y transmitir. Ya estás enamorado!

La oración, la lectura del Evangelio, los sacramentos, te ayudarán en ese camino. Y la alegría y la paz de tu corazón serán imposibles de ocultar!

miércoles, 14 de abril de 2010

María, causa de nuestra alegría


La tristeza es cosa mala, para uno mismo y los demás. Es la escoria del egoísmo.

La persona siempre triste, corre el serio peligro de convertirse en una murmuradora para sus adentros: "porque es mucho el trabajo que tiene, grandes sus achaques, innumerables los problemas, nadie piensa en ella"..y va haciendonos la vida insoportable. Agobia a todo el mundo.

Además, la tristeza es padre y madre del mal humor, que es el que vemos llenando de bocinazos las calles, mientras conducen el auto, los que reparten iras, enojos, impaciencias y nos deprimen el corazón.

En cambio los de buen humor nos hacen más fácil el camino de la vida. Una sonrisa, nos alegrará la mañana.

Que en tu familia hay dificultades? Que las cosas no salen como te gustaría, que no se resuelven esos viejos problemas? Y a quién no le pasa todo eso?

Anímate y alegra tu corazón, y hecha de él la congoja, porque a muchos mató la tristeza, pero a nadie ha matado la alegría.

Cuando estés amargada, desganada,desconsolada, intenta levantar el felpudo que hay en la puerta de tu corazón , que está cargado de pesimismo y te encontrarás debajo, con un bicho feo que se llama "soberbia", písalo.

Santo Tomás lo decía más académicamente: "la tristeza es un vicio causado por el desordenado amor de sí mismo. Que no es un vicio especial, sino la raiz general de todos ellos".El remedio para escapar de esos malos humores es cortar de cuajo esas raíces.

Dios nos quiere alegres. El hombre ansía con todas sus fuerzas, esa felicidad que es congénita, porque la ha puesto Dios en el corazón. Todas nuestras facultades humanas la apetecen.El hombre va como loco abriendo cajas, destapando vasijas, buscando tapitas doradas, pensando que allí, afuera, puede encontar la paz, dicha y felicidad.

Un hijo de Dios, un cristiano que tiene Fe , puede sufrir y llorar, puede tener motivos para dolerse, pero no, para estar triste. Se sabe amado a pesar de todo lo que pase.

Has visto a algún niño triste cuando tiene la seguridad del amor de su mamá? Bueno, nosotros tenemos una mamá.Una mamá que conociendo la experiencia del dolor, el cansancio del trabajo, el claroscuro de la fe, se convirtió en vida, dulzura y esperanza nuestras. Es María.

Una mamá que vivió misterios gozosos, dolorosos y hasta gloriosos.Esta Mamá es garantía de Dios.

¿Que marchas con poca fé? La virgen te llenará de luces para iluminar tus noches.

¿Que en tu vida hay tristeza? Pídele alegría para tus fiestas de familia.

¿qué te sientes desganada?María te dará fuerzas para tus labores diarias.

Ante los problemas más difíciles, en las situaciones de mayor peligro, acude a la que puede interceder ante el Padre por nosotros.Ponte en sus manos.

En los días tristes, o alegres, cuando todo sale bien o todo se oscurece, cuando no puedes más, cuando marches optimista o cuando camines a la rastra. Invócala.

Todas las almas santas han acudido a su intercesión.¿ Cómo no lo vamos a hacer vos y yo, que tenemos tantas dificultades?

Es tu mamá y vos sos su hija, te quiere con especial ternura.

Tratala en consecuencia. Cuéntale todo lo que te pasa. Invócala, rézale.Nadie lo hará por vos, tan bien como vos, si vos, no lo hacés.

¿Sabes a dónde lleva ese amor? Al corazón de Jesús!

¡María, mediadora de todas las causas, ruega por nosotros!

jueves, 1 de abril de 2010

Semana Santa


Con el jueves Santo termina la Cuaresma.Hasta antes de la misa vespertina de la Cena del Señor y con la celebración de esta Eucaristía, el jueves Santo de inserta en el Triduo Pascual de la Pasión y Resurrección del Señor.

En la Misa de hoy se conmemoran tres grandes misterios: la institución de la Eucaristía, el orden sacerdotal y el mandamiento del Señor.
"Os doy un mandamiento nuevo, que os améis unos a otros como yo los he amado"

A los Apóstoles les lava los pies, les anuncia su muerte violenta, denuncia al traidor, a Pedro le predice sus negaciones, les habla del cielo.

En la ultima noche de Jesús,noche penosa, fué preso, maniatado,arrastrado, golpeado, escupido,abofeteado, coronado de espinas, lacerado.¿Qué cristiano puede olvidarlo jamás?

El día viernes no hay misa.

La celebración consta de tres partes:

Liturgia de la Palabra, adoración de la Cruz y la Sagrada Comunión. En este día debe observarse al ayuno pascual, y debe dársele su genuino sentido, no de penitencia, la cuaresma ya terminó, sino de símbolo litúrgico del tránsito o Pascua.
La Iglesia hoy ayuna con su Señor.

Este día "Cristo nuestra Pascua, ha sido inmolado", dirá el prefacio Pascual. El centro es la Cruz, pero no con aire de tristeza, sino de celebración La comunidad cristiana proclama la Pasión y adora su Cruz.El color es el rojo, el color de los mártires.Cristo Jesús como sumo sacerdote se ha entregado voluntariamente a la muerte, el primer mártir, para salvar a todos.

El sábado es día de silencio. Silencio de Dios. Silencio de la Iglesia.Un silencio pero no vacío, sino lleno de sentido.El silencio se extiende a los Sacramentos.La comunidad ora y medita.El dolor de Cristo es el dolor de la Iglesia.Jesús en el Sepulcro ha tomado sobre sí, el dolor, la muerte y el silencio de todos los hombres de todos los tiempos.

"..si el grano de trigo no muere..!

Los sucesos de la mañana del domingo de Pascua, fueron el origen de la experiencia cristiana.

El amor del que amó hasta el extremo, no ha quedado atrapado por la piedra del sepulcro. La tiniebla de la tumba ha sido vencida por Jesús que es la luz de la vida.

¡JESÚS ESTÁ VIVO!

De la tumba vacía partió la confesión de fe de sus seguidosres.

"A JESÚS DE NAZARET, UNGIDO POR DIOS CON EL PODER DEL ESPÍRITU, DIOS LO RESUCIÓ AL TERCER DÍA." Es el anuncio de Pedro. El anuncio de la Resurrección.Es el anuncio de la esperanza cumplida

Jesús sigue viviendo y es el mismo que estuvo entre ellos.
Jesús es el hombre nuevo.

La humanidad está llamada a participar de esta novedad radical.Nosotros, discípulos estamos llamados a compartir la vida nueva de Jesús, sabiendo que por la fuerza de Dios, la vida será más potente que la muerte, el amor más fuerte que el egoísmo y la esperanza más firme que todo dolor y destrucción


¡¡FELICES Y SANTAS PASCUAS!!!

miércoles, 10 de marzo de 2010

Tres pilares para vivir la Cuaresma


No es un tiempo triste, no es un tiempo gris, es un tiempo de esperanza y de ensanchar el alma para que Dios entre, y se haga su dueño.

La Iglesia nos regala tres pilares para vivir este tiempo.

La limosna:Es la ayuda a aquel que padece cerca de nosotros, es la misericordia hacia aquel que tiene hambre y busca consuelo.Tambien hablamos del hambre espiritual. La soledad y el abandono no nos pueden dejar indiferentes. Que el hermano no sea"invisible" a nuestros ojos. Que nos detengamos en nuestro apuro para consolar, escuchar, acompañar, con la humildad de sabernos simples herramientas del amor de Dios. No seamos amarretes de amor.

La oración:Cómo se reza?Hay que descubrir nuestra mejor forma de rezar, buscar tiempo para hablar y escuchar al Señor. Leer la Palabra, simples jaculatorias o solo descansar mis pensamientos en compañía del Señor.Y para ésto es necesario hacer silencio, escuchar sus susurros.

Elegir un tiempo para Dios, para que llene mi corazón, y el resto del día me acompañe.Qué grato abandonarse en los brazos de Jesús!

El ayuno: Se piensa que el ayuno, se refiere a la comida. No está mal, pero la finalidad es ver a qué estoy apegado en mi vida, que no me ayuda a acercarme a Dios. Tal vez es el tiempo que estoy frente al televisor, al teléfono, a la superficialidad, que nos tienen como esclavos del último grito de la moda.Estas privaciones nos educan, y nos hacen más libres.Qué necesita una transformación en mi vida?Así quiere ser esta Cuaresma. Un tiempo para crecer, para amar más y para hacernos más de Dios.

Pidamos a María que nos acompañe en este camino, ella que acompañó a Jesús hasta el Calvario, para que podamos crecer en caridad,justicia,esperanza y fe, y de su mano lleguemos a vivir una Santa Pascua.


extractado


P.Carlos Padilla Esteban



domingo, 7 de marzo de 2010

Mujer


Mujer, hija, hermana, esposa, madre, abuela, estudiante, empleada, profesional. Tantos roles para un solo corazón.

Soñada desde la eternidad por Dios con la fortaleza de un metal, la suavidad de la seda, la sensibilidad de un artista y un corazón tan grande que puede llenarse siempre de más amor, cuanto más lo regala.

Así la ve Dios, y bajo esta mirada, la mujer encuentra su dignidad, descubre lo que es, y lo que está llamada a ser.
Qué importante es que la mujer descubra su misión, que pueda brillar en el lugar que eligió y que su tarea refleje siempre esa lucecita que Dios encendió en su alma que le permite ser el refugio, el consuelo, el amparo, la alegría y protección de todos los que tiene a su lado.

Y que en ese camino y en ese lugar, revalorice la indelegable tarea de amar y su principal rol, que es ser: corazón de su familia, ama de su hogar.

Mujer, invoca a María Madre del Señor, mediadora de todas las gracias, para que te acompañe y llame a Su Hijo amado cuando lo necesites.


"Feliz quien confíe en Dios, será como un árbol plantado junto a la fuente, que siempre da fruto y no se marchita"

miércoles, 17 de febrero de 2010

Iglesia doméstica



Según el Catecismo de la Iglesia , la familia es la célula" original de la sociedad".


Es la sociedad natural en que el hombre y la mujer son llamados al don de sí en el amor y en el don de la vida.


Este concepto hoy está en crisis.


Basta mirar alrededor para ver que la estructura familiar ha cambiado. Existen situaciones en las que la convivencia se hace practicamente imposible y en tales casos,se abandona el contrato de amor y surgen nuevas formas de familias. A las que nadie debe juzgar.


Casados en segundas nupcias, hijos que preceden a la pareja, hijos que tienen dos hogares, un solo progenitor a cargo, hijos de un primer matrimonio con hijos de una segunda unión,etc.


Respecto a todas estas nuevas formas de vida que vemos hoy, a los cristianos que viven algunas de estas situaciones, y que con frecuencia conservan la FE, "la comunidad y los sacerdotes deben dar prueba de una atenta solicitud, a fin de que aquellos no se consideren separados de la Iglesia, de cuya vida pueden y deben participar en cuanto bautizados. Se les exhorte a escuchar la Palabra de Dios, a frecuentar la Misa, a incrementar las obras de caridad, a cultivar el espíritu, a educar a sus hijos en la fe cristiana e implorar cada día la Gracia de Dios."(Familiaris Consortio, Juan PabloII, 1981)


La Iglesia, como una madre, nunca rechaza a sus hijos.


El no poder acercarse a la Eucaristía es un gran dolor para muchas personas, sin embargo pueden tener una Comunión espiritual y sentirse amados por Dios.


"Que el hombre no separe lo que Dios ha unido", la indisolubilidad del matrimonio es lo que Jesús predicó con toda claridad, y es probable que todos nos queremos casar para siempre y hacemos todo, para lograrlo. Y aunque a veces no se consigue, estamos llamados a la salvación y a la vida cristiana, en especial a la educación de los hijos. El hogar cristiano es el lugar donde los niños reciben el primer anuncio de la FE, por eso cada familia es llamada justamente, "Iglesia doméstica".


Invitamos a consultar:








Gabriela y Osvaldo 0221 4511594 caminoanazarethlaplata@gmail.com




lunes, 8 de febrero de 2010

Esposos Beatos - Luigi y María Corsini Beltrame Quattrocchi

Queremos reflexionar sobre el Sacramento del matrimonio, como fuente de santificación y vocación de tantos fieles.

Cuando el hombre y la mujer se unen en matrimonio ante Dios la Santísima Trinidad vive en ese hogar que ellos fundan y su vida cotidiana se verá iluminada por ellos. Y podrán fundar su Iglesia doméstica ocupándose con amor de la crianza y educación de los hijos que vendrán, guiándolos en su crecimiento físico y espiritual, trasmitiéndoles las enseñanzas cristianas. Así las familias se convierten en pequeñas iglesias donde florecen y maduran vocaciones al apostolado y servicio a lo demás. De esta manera, cumpliendo las tareas cotidianas de esposos y padres llegamos a encontrarnos con Jesús. De ahí el valor del matrimonio y sus tareas que recibiendo la gracia y la fuerza del sacramento son acompañados durante toda su existencia.

Podemos citar como ejemplo al matrimonio de Luigi Beltrame Quattrocchiy María Corsini.


Sin duda hay millares de esposos santos pero los Beltrame son la primera pareja en ser beatificados. S.S. Juan Pablo II, conciente de la necesidad de modelos de santidad para los matrimonios, ha demostrado interés por canonizar a matrimonios.
María Corsini nació en Florencia el 24 de junio en 1881; Luigi Beltrame nació en Catania el 12 de enero de 1880. Ambos se conocieron en Roma cuando eran adolescentes y se casaron en la basílica Santa María la Mayor el 25 de noviembre de 1905. Ambos crecieron en familias católicas y desde pequeños practicaron fervientemente su fe, asistiendo todos los domingos a la Santa Misa y participando de los sacramentos. Criaron también a sus hijos en los principios y valores de la fe católica. En 1913, pasaron una dura prueba, el embarazo de María tuvo serias complicaciones y los médicos pronosticaban que ni la madre ni el niño sobrevivirían al parto. Los doctores manifestaron que un aborto podría salvar la vida de la madre. Ella, consultando con su esposo, decidió confiar en la protección divina de Dios. Después de un difícil embarazo, madre e hijo sobrevivieron milagrosamente. La prueba fortaleció aun mas la fe de la familia. María dio a luz a tres niños más; los dos varones fueron sacerdotes: Filippo, quien es ahora Mons. Tarcisio de la diócesis de Roma y Cesare, ahora el P. Paolino, monje trapense. La mayor de las hijas, Enrichetta, la que sobrevivió el difícil embarazo, constituyó un hogar santo; mientras que su hermana Stefania ingresó a la congregación de los benedictinos, conocida como la Madre Cecilia, quien falleció en 1993. Los tres hermanos estuvieron presentes en la beatificación de sus padres. Los dos hijos sacerdotes concelebraron en la misa. La familia Beltrame Quattrochi fue conocida por participación en muchas organizaciones católicas. Luigi fue un respetado abogado, quien ocupó un cargo importante dentro de la política italiana. María trabajó como voluntaria asistiendo a los etíopes en dicho país durante la segunda guerra mundial. El beato Luigi murió en 1951, y María, su fiel esposa, en 1965.
Beatificación: La Congregación para la Causa de los Santos trató este caso como algo especial, y con la aprobación del Papa Juan Pablo II. A su intercesión ha sido atribuido un milagro que abrió la vía para su beatificación.
El Prefecto de esta Congregación, Cardenal José Saraiva Martins, señaló que era imposible beatificarlos por separado debido a que no se podía separar su experiencia de santidad, la cual fue vivida en pareja y tan íntimamente. "Su extraordinario testimonio no podía permanecer escondido"
El Papa dijo durante la Misa:"Entre las alegrías y las preocupaciones de una familia normal supieron realizar una existencia extraordinariamente rica de espiritualidad. En el centro, la eucaristía diaria, a la que se añadía la devoción filial a la Virgen María, invocada con el Rosario recitado todas las noches, y la referencia a sabios consejos espirituales...
...vivieron a la luz del Evangelio y con gran intensidad humana el amor conyugal y el servicio a la vida...
...Asumieron con plena responsabilidad la tarea de colaborar con Dios en la procreación, dedicándose generosamente a los hijos para educarles, guiarles, orientales, en el descubrimiento de su designio de amor". "Una auténtica familia, fundada en el matrimonio, es en sí misma una "buena noticia" para el mundo"Testimonio de uno de los hijos, el P. Tarcisio El P. Tarciso recuerda que "nuestra vida familiar no tuvo nada de extraordinaria, fue un hecho ordinario, con sus debilidades. Sin embargo, seguimos siempre enseñanzas importantes que las almas de buena voluntad pueden disponerse a imitar y a realizar también hoy".Don Tarcisio considera por ello que "la beatificación de mis padres es una ocasión para relanzar los valores de la familia cristiana hoy". "En los años de la guerra, a menudo arriesgando muchísimo, acogimos y prestamos ayuda a todo el que la pidió".Según la proclamación de sus virtudes heroicas realizada por el Cardenal José Saraiva Martins, Prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, los esposos Beltrame Quattrocchi "han hecho de su familia una verdadera iglesia doméstica abierta a la vida, a la oración, al testimonio del Evangelio, al apostolado social, a la solidaridad hacia los pobres, a la amistad".

viernes, 15 de enero de 2010

MUJERES


Sra. Josefina Morales de Campos
Fundadora de la
AGRUPACION DE ESPOSAS CRISTIANAS

La señora Campos nació el 11 de octubre de 1910 y murió en la paz del Señor el 30 de marzo de 1984.
Su profunda espiritualidad, y su generosidad, hizo que quisiera compartir con vecinas y amigas, su descubrimiento, simple, grande y hermoso: Dios está cerca, Dios nos ama y nos acompaña en nuestra tarea diaria, ordinaria, de una manera extraordinaria.
Así nace La Agrupación de Esposas Cristianas, obra de Jesús. Una escuelita de casadas, como solía llamarla ella.


" Una de las cosas que más me ha impresionado de mi madre es su espíritu de entrega y sacrificio, pues a pesar de todas las dificilísimas situaciones económicas por las que la familia pasó, nunca la escuché quejarse, por el contrario, siempre estaba alegre y nos alentaba a vivir también nosotros con alegría y a disfrutar de cada momento de nuestra existencia, y nos infundió ánimo para afrontar las adversidades y mucha confianza en Dios, y Él nunca nos faltó.
Otra de las grandes enseñanzas que nos dejó mamá fue: respetar la Ley de Dios, esforzarnos mucho, trabajar duro, respetarnos a nosotros mismos, a nuestro semejantes y a la naturaleza.
Es muy importante aclarar que mi mamá fue durante toda su vida una mujer de lucha, trabajo, de carácter muy dulce y alegre; muy firme en sus decisiones, excelente esposa y madre, que predicaba con el ejemplo, ya que a pesar de que nunca pudo tener muchas comodidades, se dio tiempo para educarnos cristianamente y fundar la Agrupación.
Escribo todo lo anterior UNICAMENTE con el objeto de resaltar la religiosidad, humildad, abnegación, entusiasmo, contagiosa alegría, entrega y espíritu de sacrificio que caracterizaron a mi madre durante el tiempo que Dios tuvo a bien que estuviera con nosotros".
PABLO S. CAMPOS MORALES

( Pablo murió el 4 de abril de 2007)

Tenemos presente las mujeres, esposas y madres que toda nuestra vida es observada por nuestros hijos?
Cómo nos gustaría que nos recordaran los que tenemos a nuestro cuidado?
Es muy fácil decir:" hay que esforzarse"," confiar en Dios","estar alegres","respetarnos y respetar" etc. pero nosotras: lo hacemos?
El ejemplo es lo que enseña. No puedo exigir lo que yo no soy capaz de hacer.
Mi queja diaria, mi pereza o desgano, mi malhumor, por problemas cotidianos, que si tienen solución, no son problemas; y que si no tienen solución, los pongo en manos de Dios;marcarán la infancia y adolescencia de nuestros hijos.
Ellos esperan y necesitan todo de nosotras, que vean a una mamá, que a pesar de los problemas, sigue adelante, siempre con esperanza y alegría.
Esta tarea hermosa que nos ha encomendado Dios,la familia y el hogar,siempre saldrá adelante cuando la llevemos a cabo con amor.Pidamos la protección de nuestra Madre, María Santísima, y como ella digamos Sí al llamado que un día nos hizo el Señor, de ser "amas de casa", nuestro mejor título.