martes, 17 de marzo de 2009

¿ Qué es LA AGRUPACIÓN?



"Cristo nos diviniza humanizándonos y llevando a su plena realización las capacidades que ha puesto en nosotros" (P.Varillon)





Es una frase que puede servir como síntesis de lo que significa La Agrupación.


Somos simples mujeres, esposas, madres, amas de casa. Venimos de realidades diferentes, de condiciones sociales distintas, tenemos familias pequeñas o numerosas, muchas con realidades complejas. Pero a todas nos une una sola motivación: buscar la felicidad de aquellos que se nos confiaron.


Jesús dijo: " He venido para que tengan vida en plenitud" (Jn 10.10) Por eso sabemos que la amplitud de nuestros deseos de amor, de belleza, de felicidad, se abre a Dios mismo. Porque el Evangelio es el mensaje más real y más humano que jamás existió, existe y existirá.


Dios mismo se encarnó y quiso vivir la vida humana. ¿Para qué? Para divinizarla,¿ Cómo? Donándola. La donó para que recuperemos nuestra condición humana desdibujada, maltratada, herida por el pecado.


La violencia, la marginación, la injusticia, el deterioro moral que vivimos son testigos de la enfermedad de nuestra condición humana.


Desde el humilde puesto del hogar, sin ruido, sin espectacularidad, las esposas cristianas no hacemos cosas extraordinarias. Pero intentamos cotidianamente hacer extraordinariamente bien lo ordinario. A través de la sonrisa, la escucha, la presencia, la caricia, la corrección sin ira, la firmeza de la fe, de la esperanza, sabiendo que el motor que mueve el universo es el Amor.


Apostando a la vida siempre.


Conscientes de nuestra pobreza, de nuestra impotencia, descubrimos que el simple amor humano carga siempre la herida del pecado.


Amamos, sí, pero a veces posesiva o egoistamente, o celosamente.


Es por eso que buscamos a diario beber de la fuente sana del Amor: Dios mismo.


Cuando El entra en nuestra vida, nos da la oportunidad de amar CON su Amor, allí radica la diferencia.


Profundamente agradecidas al Dios de la vida, al Dios del Amor, celebramos estos 25 años en los que bebimos nuestra agua viva que va saciando la sed de nuestras vidas, de nuestra familias.


Alabado sea por siempre nuestro Dios Uno y Trino, nuestro Dios que tiene rostro de familia.

lunes, 16 de marzo de 2009

La cuaresma


Antes de la Semana Santa, tiempo fuerte de la liturgia, vivimos La Cuaresma.

Qué es la cuaresma?

Recordamos los 40 años del pueblo judío en el desierto , y también los 40 días de Jesús en el desierto, de las tentaciones y de su unión con el Padre.

Tentaciones a las que tambien estamos expuestos, pero que tenemos la libertad de rechazar.

Y para ésto tenemos varias herramientas.

El ayuno, la limosna y la oración.

El ayuno, no es solo de comida, no es comer pescado. Es ayunar de eso que me separa de Dios.

Ayuno de desaliento, de rencores, de amargura y envidias, de murmuraciones y enconos.


Este ayuno se completa, cuando lo encamino hacia la limosna. Y no es solo la limosna material, que es buena y necesaria, sino tambien la limosna de dar mi tiempo, mi ayuda, mi sonrisa; darme a mí mismo.

Y la oración, ese diálogo intimo con Dios, es el que me ayuda para realizar el ayuno y la limosna. Sin la oración, no tendría la fuerza necesaria para hacer buenas obras para el prójimo y para Dios.

La limosna es la apertura hacia el hermano, la oración es la apertura hacia Dios.

Y cuando hablo con El, siento su mirada misericordiosa, su mirada de amor, no puedo menos que salir al encuentro del necesitado, del pobre, del que sufre, y en ese camino, mi alma se va curando, limpiando, para esperar, luego del viernes Santo, el Domingo de Pascua.

Bendito seas Padre por este tiempo de gracia.

Bendito seas Padre, por este tiempo en el que nos ayudas a volver hacia Tí, Dios único y verdadero.