martes, 3 de febrero de 2009

vacaciones


Y las ansiadas vacaciones llegaron.

Todo un año de trabajo, esfuerzos y preocupaciones, dejan lugar a unos días de descanso.

Para algunos la playa es el lugar elegido, para otros la montaña, pero sea cual fuere el lugar, el objetivo es el descanso.

Descansar de horarios, rutinas, corridas, formularios o herramientas. Pero hay algo de lo que no podemos descansar.Nuestra familia! Gracias a Dios!

Sï; si toda la familia viaja junta, habrá que compartir juegos de mesa en los días de lluvia, caminatas o excursiones en los días lindos, hacer colas para el estreno de alguna obra de teatro infantil, comer hamburguesas y papas fritas más seguido y seguirles el ritmo a los más chicos.

Si hay adolescentes, la cosa se complica, porque quieren ir de vacaciones solos , y si logramos que vengan con nosotros, habrá que invitar al más amigo y compinche , para que nuestro hijo no pase varias horas a nuestro lado con la cara larga!

Si vamos con los abuelos, tendremos en cuenta sus horarios de siestas, películas, comidas etc.

Las familias con hijos grandes y viajan solas, tienen otras opciones, más relajadas, y con más tiempo para la pareja.

En todos los casos, sería muy bueno, dedicar un tiempo a " mirar " nuestras relaciones familiares, y aprovechar este tiempo libre de compromisos para entablar lazos más profundos .

Saber escuchar al otro, compartir sus gustos, descubrir sus otras habilidades, acompañarlo en sus sueños, regalar nuestro tiempo .

Tal vez, compartir un libro o un silencio. Planear el futuro o recordar lo vivido.

Este tiempo libre facilita el " te quiero". Este tiempo libre nos permite mirar para adentro nuestro. No me tomo vacaciones de Dios, sino con Dios, y desde allí descanso.

Que estas vacaciones puedas descansar el cuerpo, la mente y el corazón, que solo descansa cuando regala amor.

felices vacaciones!