sábado, 15 de agosto de 2009

Asunción de la Virgen María


"¡Bendita tú eres entre las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre!" Lc.1,42

¡Qué esperanza enorme nos llena el corazón este día de la Asunción de María!
Su Sí y su Pascua, nos dicen que la vida no termina en la muerte. Ella fue la primera, luego del Señor, que subió en cuerpo y alma al cielo. Un cuerpo glorioso y un alma pura.
La mujer vestida de sol, la bendecida por Dios, la creyente dichosa, que firme y fuerte estuvo al pie de la Cruz, es nuestra guía, nuestro consuelo y nuestra compañía.

¡Te saludamos, estrella de la tarde, lirio celeste, que de la tierra fuiste transplantado al cielo!
¡Te saludamos estrella de la mañana, que estás en el cielo para decirnos que un día amaneceremos en la Gloria! Y te pedimos por la gloria de tu Asunción, por la alegría de tu encuentro con Jesús, que un día tengamos esa dicha tuya, para reposar de la fatiga de este caminar, mirando el rostro Divino de tu Hijo Jesús.

No hay comentarios: