lunes, 16 de marzo de 2009

La cuaresma


Antes de la Semana Santa, tiempo fuerte de la liturgia, vivimos La Cuaresma.

Qué es la cuaresma?

Recordamos los 40 años del pueblo judío en el desierto , y también los 40 días de Jesús en el desierto, de las tentaciones y de su unión con el Padre.

Tentaciones a las que tambien estamos expuestos, pero que tenemos la libertad de rechazar.

Y para ésto tenemos varias herramientas.

El ayuno, la limosna y la oración.

El ayuno, no es solo de comida, no es comer pescado. Es ayunar de eso que me separa de Dios.

Ayuno de desaliento, de rencores, de amargura y envidias, de murmuraciones y enconos.


Este ayuno se completa, cuando lo encamino hacia la limosna. Y no es solo la limosna material, que es buena y necesaria, sino tambien la limosna de dar mi tiempo, mi ayuda, mi sonrisa; darme a mí mismo.

Y la oración, ese diálogo intimo con Dios, es el que me ayuda para realizar el ayuno y la limosna. Sin la oración, no tendría la fuerza necesaria para hacer buenas obras para el prójimo y para Dios.

La limosna es la apertura hacia el hermano, la oración es la apertura hacia Dios.

Y cuando hablo con El, siento su mirada misericordiosa, su mirada de amor, no puedo menos que salir al encuentro del necesitado, del pobre, del que sufre, y en ese camino, mi alma se va curando, limpiando, para esperar, luego del viernes Santo, el Domingo de Pascua.

Bendito seas Padre por este tiempo de gracia.

Bendito seas Padre, por este tiempo en el que nos ayudas a volver hacia Tí, Dios único y verdadero.

No hay comentarios: