lunes, 22 de septiembre de 2008

DIOS TE HACE SEÑAS A TRAVES DE LO COTIDIANO


Sin fe lo cotidiano, es solamente el "terrible cotidiano". Con fe, lo cotidiano se convierte en la Presencia de Dios en tu vida, y se convierte en tu propia presencia ante Dios. Él te hace señas en tu vida de cada dia. Las cosas de las que se sirve para hacerte señas son aquellas que se encuentran ante nuestros ojos: las cosas acostumbradas, las ocupaciones diarias, los lugares de cada día, los horarios acostumbrados..., traen al Dios que quiere encontrarnos alli donde estamos y en lo que hacemos.

Él está presente en la cita de lo cotidiano. Hagámosle un lugar donde pasamos la mayor parte del tiempo. Está a gusto en la cocina, en nuestro comedor, en el patio, en nuestro lugar de trabajo, etc.

Allí nos espera y acompaña en todo lo que nos sucede. Se contenta con una mirada, con una sonrisa, y al pasar junto a Él, una pregunta, unas palabras.

Trata de llegar a Dios entre el polvo, la comida, los libros, los papeles. En el sudor de tu cotidianidad.

El mundo de hoy necesita santos con jeans, con traje de baño, con guardapolvo, con equipo de tenis o con delantal.

Hagamos que Dios entre el nuestras cosas de todos los dias. En nuestros aciertos y errores, en nuestro cansancio, en nuestras dificultades, en nuestras esperas, en nuestras alegrías y en nuestras penas.

Dios debe convertirse en el gran compañero de los días siempre iguales logrando que obtengamos junto a Él nuestros mejores frutos.